Puig se divierte más que nunca

El cubano de los Dodgers se dice menos presionado y hasta bromea en inglés

Su explosivo tono de voz se escucha de un extremo al otro del vestuario, le gusta que todos escuchen lo que piensa y no le pone freno a sus intentos por crear un buen ambiente entre sus compañeros.

Yasiel Puig se expresa hoy con más libertad, es más extrovertido, se siente más cómodo dentro del equipo de los Dodgers y el mundo de las Grandes Ligas, al que llegó hace apenas dos años y medio.

“Disfruto más porque no me siento tan presionado”, dijo el cubano que se ha convertido en una de las mayores atracciones e imán de taquilla en el beisbol de los Estados Unidos.

El cubículo de Puig dentro del vestuario de los Dodgers se encuentra justo al lado del que ocupa Adrián González.

La proximidad del veterano primera base con el originario de Cienfuegos se ha transformado en una relación de confianza que suele desembocar en diálogos que rayan en lo hilarante.

El mánager de los Dodgers, Don Mattingly, decidió que esta temporada Puig bateará antes que González en el line up.

Cuando al cubano se le preguntó si esta situación le conlleva una responsabilidad mayor para embasarse, y con eso aprovechar el poderío de González, el jardinero derecho no perdió la oportunidad para bromear.

“Mira, mientras sea con jonrón yo anotó, porque esta temporada no vengo con ganas de correr”, dijo Puig.

La respuesta propició que González, quien escuchaba la conversación con atención, recordara una anécdota sucedida en el que apenas fue el segundo partido de Puig con los Dodgers.

“Mientras no me hagas eso de quedarte en la tercera base sin moverte cuando yo doy un rola al jardín derecho, con eso estamos bien… nunca se me va a olvidar esa jugada”, le recordó González, al tiempo de que con su cuerpo fingía el movimiento de un corredor en base tratando de decidir si corre o no.

La mímica de González retratando a un Puig confundido en los senderos desató las carcajadas de ambos peloteros, señal de que entre ellos existe una química muy especial.

Puig no dejó pasar la oportunidad para subrayar la importancia que González ha tenido en su transición para adaptarse lo mejor posible a la vida en los Estados Unidos.

“Me siento mucho más tranquilo y más adaptado a las costumbres de este país, por eso es que siento que he mejorado día a día y de eso debo dar las gracias a Adrian porque él me ha ayudado mucho en ese aspecto”, dijo.

Es tanto el avance en su asimilación, que Puig ya se atreve a hablar en inglés dentro del vestuario

“¡Uribe, Uribe… no pressure… no pressure”, vociferó el cubano para llamar la atención del tercera base de los Dodgers, Juan Uribe, cuyo cubículo se encuentra en el extremo opuesto del vestidor y de quien dice también le ha ayudado mucho en su proceso de adaptación.

Con ganas de seguir hablando en inglés, Puig se integró a la conversación a Howie Kendrick, el segunda base con el que en el penúltimo juego de pretemporada tuvo un choque en el jardín derecho cuando ambos buscaban atrapar un elevado.

You no need to go in right field, that is my position, next time stay in your position. When me coming… you know the train is coming…the train is coming and you move…when me coming people know… you need clean the way”, le dijo Puig a Kendrick, quien no paraba de reír ante los comentarios del cubano, quien de forma divertida y muy animada le advertía sobre los riesgos que corre de chocar contra un hombre que es 20 libras más pesado que él.

“Mi inglés ahí va, pero no creas que lo uso mucho, solo aquí con algunos compañeros, con mi jefe, con algunas muchachitas ahí importantes para que me consigan algo de comer, pero nada más”, dijo.

La gran cantidad de cambios que la directiva de los Dodgers realizó esta campaña para tratar que el equipo llegue a la Serie Mundial, hacen que Puig vea un club unido en el objetivo de lograr el título de las Grandes Ligas.

“Yo veo un equipo muy acoplado, muy familiar, todo mundo llevándose bien día a día. Si llegamos a los playoffs y avanzamos de lo que hicimos el año pasado, entonces podremos decir que este equipo es mejor al de la temporada pasada”, comentó Puig, quien antes de tomar el campo de juego volvió a insistir en su inglés para contagiar de adrenalina al resto de sus compañeros.

¡“Lets go…lets go…lets go…is time to play!”

Alrededor de la web