Exigen restablecer supervisión al LAPD

Organización cree que son incapaces de investigar por ellos mismos los casos de mala conducta
Exigen restablecer supervisión al LAPD
Se reportaron varios tiroteos la noche del miércoles.

Por considerar que el Departamento de la Policía de Los Ángeles (LAPD) es incapaz de investigar los casos de mala conducta de sus oficiales, un grupo de activistas está solicitando que el Departamento de Justicia restablezca una supervisión federal como lo hizo del 2001 al 2013 con el llamado decreto de consentimiento [Consent Decree].

La petición formal será enviada esta semana al Departamento de Justicia exponiendo el caso del sabotaje de las cámaras de video que habían sido instaladas en las patrullas de la División Southeast del LAPD.

Hamid Khan, representante de la coalición Stop LAPD Spying (Alto al Espionaje del LAPD), señaló que en abril de 2014, a menos de un año de que se levantara el decreto de consentimiento, se descubrió que 92 antenas de las 300 cámaras colocadas en patrullas habían sido removidas para evitar grabar las conversaciones y acciones de los agentes.

Tanto el jefe del LAPD, Charlie Beck, como el presidente de la Comisión de Policía, Steve Soboroff, dijo el activista, se enteraron desde varios meses antes del sabotaje de las cámaras.

“Pero prefirieron no decir nada, no investigaron sobre esa mala conducta de los oficiales, está claro que el LAPD ha fracasado en supervisar la conducta de sus oficiales”, recalcó Khan.

Este martes, durante la reunión semanal de la Comisión de Policía, los integrantes de la coalición antiespionaje entregaron y leyeron una carta dirigida al Departamento de Justicia en la que demandan reabrir la supervisión federal.

No se obtuvo respuesta inmediata de los miembros de la Comisión de Policía ni del jefe Beck, a quienes se les entregó copia de la carta.

El decreto de consentimiento fue una supervisión de las políticas y prácticas del LAPD que en junio de 2001 impuso un juez federal como consecuencia de una investigación de la Fiscalía General. Esta agencia encontró un patrón de conductas ilegales y de violaciones a los derechos civiles.

El LAPD fue liberado de esa supervisión federal en mayo de 2013 luego de que el juez consideró que había garantías para un mejor control de la corporación y sus oficiales, como la instalación de cámaras de video en las patrullas.