Los recortes en el IRS

El recorte de fondos en el presupuesto de la Oficina de Recaudación de Impuestos (IRS) perjudica principalmente a los contribuyentes de ingresos medios y bajos. Hoy 15 de abril vence la presentación de la declaración de impuestos de lo que ha sido considerado como una de las peores temporadas en años.
No hay agencia federal más odiada que el IRS, al mismo tiempo que es una de las más importantes, ya que recauda el dinero para el funcionamiento del gobierno. Tiene la capacidad de obtener 2.9 billones de dólares, procesa 148 millones de declaraciones impositivas y emite 118 millones de reembolsos, totalizando 314 mil millones dólares.
Esta operación ha sido debilitada por el Congreso en los pasados cinco años mediante recortes que se han sentido a todo nivel, desde los agentes colectores a los administrativos, con un impacto que baja la cifra de auditorías de 1.58 millones en 2011 a 1.4 millones en 2013.
Estas reducciones las sufre el contribuyente medio. Los más adinerados tienen contadores que les hacen los impuestos y muchos recursos para bajar y eludir sus gravámenes.
El contribuyente medio es el perjudicado porque necesita más ayuda para llenar su formulario y es el que está más expuesto a ser auditado.
Por ejemplo, el IRS estimó que seis de cada 10 llamadas para pedir asesoria nunca fueron contestadas. El que este año se haya agregado el Obamacare al paquete impositivo lo hizo más complejo, sin dar el respaldo necesario al contribuyente.
La estadística del IRS también indica que las familias con ingresos menores a 100 mil dólares anuales hoy tienen el 17% de más posibilidades de ser auditadas que en 2010. Al mismo tiempo se redujo esa posibilidad para los de mayor ingreso.
El que haya menos personas en el IRS, aumentan los errores en el procesamiento automatizado de las declaraciones de impuestos más simples. Esto origina auditorías automáticas, mientras que hay menos personas para revisar las declaraciones más complejas.

Los republicanos impulsaron estos recortes ya sea por el supuesto uso del IRS en contra de grupos del Tea Party o por simple hecho que la agencia es la que alimenta, a su ver, a un gobierno demasiado grande. Sea por uno u otro motivo, las acciones tomadas resultan en contribuyentes acaudalados que son menos auditados que aquellos que viven con lo justo. Eso no es correcto ni para el contribuyente ni para las finanzas nacionales que sufren con el evasor fiscal.