Claman por $15 la hora

Mas de 200 ciudades, incluyendo Los Ángeles empujan por un salario más elevado
Claman por $15 la hora
Manifestantes marcharon ayer en Los Ángeles.

Trabajadores con bajos salarios tomaron ayer las calles de más de 200 ciudades del país, entre ellas  Los Ángeles, Nueva York, Boston, Chicago y Filadelfia, para hacer dos demandas, cobrar un salario mínimo de $15 la hora y tener derecho a sindicalizarse sin represalias. Son reivindicaciones que tienen más de dos años y medio,  cuando los trabajadores de las cadenas de comida rápida empezaron el movimiento Fight for $15 en las calles de Manhattan.

Ahora, en un momento en el que las desigualdades económicas están mostrándose con más severidad que nunca, este movimiento se ha ampliado y a él se han unido trabajadores de lavanderías, de lavacarros, cuidadores de ancianos y hasta profesores adjuntos de universidad.

Los manifestantes reclamaban un salario que les permita vivir de su trabajo y sin asistencia pública ya sea cupones de comida o Medicaid. En Los Ángeles se celebraron marchas en dos lugares diferentes: una afuera de un restaurante de McDonalds en el sur de la ciudad y otra en el centro que llegó hasta la sede de la Junta de Supervisores del condado.

Pese a los modestos comienzos del Fight for $15, las demandas ya son un clamor y las empresas y los políticos están tomando posiciones. La ciudad de Los Ángeles considera una propuesta para elevar el sueldo mínimo a $13.25 la hora para el año 2017 y potencialmente a $15.25 para el 2019.

Desde la confederación sindical AFL CIO, Richard Trumka explicaba que las acciones de decenas de miles de trabajadores “pone al frente de la agenda la cuestión de las subidas salarianes para dar a cada trabajador la oportunidad de alcanzar el sueño americano”.

“Aunque algunos salarios se han incrementado hay aún mucho trabajo por hacer y los trabajadores continuarán hablando hasta que sus salarios sean justos, sus condiciones laborales mejoren y todos sean oídos en el lugar de trabajo”.

Salario federal $7.25

De hecho, aunque el salario mínimo federal de $7.25 sigue siendo el establecido en 2009, algunas compensaciones han ido subiendo aunque no solo por la presión de la calle.

Si estas protestas han elevado el perfil de las demandas, la mejora de la economía y del mercado laboral está empezando a poner presión en los salarios y los trabajos que más crecen son los que pagan menos.

En ese sentido, algunas empresas han subido modestamente sus pagas lo que puede evitar que los trabajadores se vayan a otras compañías que paguen más. Adicionalmente, estados y localidades han subido los salarios mínimos, bien por iniciativa de sus repreentantes o por votaciones al ser propuesta electoral.

Walmart, T.J. Maxx y  Target empezaron subiendo los salarios, aunque nunca hasta los $15. McDonald’s que es el blanco de muchas de las críticas por sus bajos salarios pese a sus beneficios y el tamaño de la empresa, anunció hace unos días el salario 1 dólar sobre el mínimo local además de aumentar ayudas para estudiantes y dar días libres.

La oferta de McDonald´s, que no incluye a las franquicias (que son la mayoría de los establecimientos) fue tachada de insuficiente por muchos trabajadores que salieron ayer a protestar también.

Desde la empresa, su directora del departamento de personal, Karen King, negó en una entrevista anterior con este diario que existieran críticas al paquete de compensación.

“He hablado con gente de nuestros restaurantes y ha habido muchas respuestas no solicitadas  dando las  gracias”. “No estamos teniendo respestas negativas pero siempre vamos a tener críticos que nos digan que no hacemos lo suficiente”, explicaba para remarcar que el paquete entero de compensaciones tendrá un impacto significativo en la vida de los trabajadores. “Esto es definitivamente un buen primer paso”

Según explicaba King la mayor parte de los trabajadores de esta empresa no se están manifestando y los que lo hacen son muy pocos. Esta ejecutiva explicaba que en McDonald’s llevaban meses elaborando este paquete de compensaciones y que las franquicias no lo tienen que aplicar igual porque son independientes y toman “sus decisiones sobre salarios y beneficios”. “Nosotros hemos tomado  una decisión basada en la necesidad de los restaurantes de nuestra compañía”.

Desde el Consejo Nacional de Cadenas de Restaurantes se denunciaba desde primera hora de la mañana que los sindicatos han estado organizando esta campaña multimillonaria y que los participantes no entienden que las leyes del mercado están funcionando y prueba de ello es que algunas grandes empresas están dando pasos para mejorar las condiciones de trabajo “ajustando salarios y beneficios”.
Desde esta organización se lamenta que la subida del salario mínimo no está beneficiando a los trabajadores y a las personas que quieren tener un salario de entrada en el mundo laboral. “En municipios que han dictado un salario mínimo excesivo, algunos negocios han reducido empleo y eliminado beneficios, otros han tenido que subir precios y los trabajadores están perdiendo sus trabajos”, explican.