Dos millones de mexicanos sufren de doble invisibilidad

Un proyecto de ley propone que los consulados mexicanos funcionen también como registro civil
Dos millones de mexicanos sufren de doble invisibilidad
Pascual Callejas dio su testimonio desde el Woodrow Wilson Center.

México
A pesar de haber sido el mejor alumno de su clase en una preparatoria de Texas y de tener frente a él una beca de 30,000 dólares para continuar con sus estudios, la vida de Pascual Callejas era desdichada. El joven, de 17 años, no podía tomar la ayuda monetaria porque legalmente no existía, era un apátrida como los otros dos millones de personas nacidas en México que emigraron a Estados Unidos sin acta de nacimiento.
“Tengo el camino abierto para buscar una vida mejor, pero no tengo prueba legal de quién soy ni de dónde nací”, dijo en un foro en Washington D.C., el noviembre pasado, cuando habló por el derecho a la identidad al que casualmente había asistido la excandidata presidencial mexicana Josefina Vázquez Mota que cambió el rumbo de la vida de Calleja.
Con una llamada al gobernador de Querétaro, Vázquez Mota logró que éste le enviara un acta al muchacho, aunque “no es la forma de hacerse de un acta de nacimiento”, reconoció ayer la funcionaria por medio de su representante quien asistió a un evento en el Senado, donde la organización civil Be Foundation y algunos legisladores impulsan una iniciativa de ley para resolver el problema.
“Se calcula que son dos millones de migrantes en estas condiciones, pero yo considero que son más”, advirtió el senador Benjamín Robles, autor de la propuesta en la que se quiere facultar a los cónsules en la Unión Americana para que sean oficiales del registro civil en estos casos. Desde este año, los consulados dan actas sólo a personas que ya fueron registradas.
No es un asunto menor, dijo Aidé Reyes, exdirectora del registro civil de Oaxaca y actual directora de la Oficina de Atención al Migrante en el Distrito Federal, uno de los estados que ha reconocido tener “serios conflictos” porque el 40% de la población carece de actas de nacimiento y 30% necesita aclaraciones.
“Si finalmente se pasa la ley, la Secretaría de Relaciones Exteriores (cancillería) tendría que capacitar a los diplomáticos por lo menos durante un mes y medio”, comentó.
Los cónsules se podrían enfrentar, por ejemplo, con casos de trata de personas como sucedió en el registro de Oaxaca con María, una mujer que siendo niña esperó en su choza durante varias semanas a sus padres que nunca llegaron porque murieron en un accidente.
En cambio, apareció una persona que le ofreció pan y se la llevó a la capital mexicana para explotarla laboralmente como trabajadora doméstica en varias casas hasta que ella huyó a California, sin documentos y sin memoria de dónde había nacido exactamente.
“Los oficiales del registro civil tienen que ser muy flexibles para estos casos”, advierte Reyes.
En algunos casos, por ejemplo, tienen que aceptar actas de bautizo, un documento de la escuela o testimonios de vecinos acerca de que los conocen”.

Combate a la corrupción

Ante la desesperación de no tener identidad, muchos “apátridas” mexicanos en EEUU llegan a pagar hasta 3,000 dólares a autoridades del registro civil que cometen actos de corrupción, dijo Reyes. “Les hacen actas falsas en papel bond o inventan datos en documentos legítimos y eso se terminaría si se pudieran registrar allá”.

Sin pretextos

“La doble invisibilidad ya no debe existir porque desde el 17 de julio de 2014 se elevó a rango constitucional el derecho a la identidad”, Karen Mercado, directora de Be Foundation.

 

Para ver el testimonio de Pascual Callejas visita: https://www.youtube.com/watch?v=e0YzEDdDcqU&feature=youtu.be