‘Canelo’: La traición es algo que duele mucho

Él pelirrojo de Guadalajara trabaja para su pleito ante James Kirkland sin olvidar a quienes lo traicionaron después de su derrota con Mayweather
‘Canelo’: La traición es algo que duele mucho
'Canelo' Álvarez se prepara desde San Diego para su pelea el 9 de mayo ante Kirkland. Foto: Manuel Morfín

Saúl “Canelo” Álvarez prepara su combate del 9 de mayo ante James Kirkland con la mirada puesta en el futuro, pero sin dejar de ver el retrovisor que lo transporta a lo que fue la primera derrota de su carrera profesional

El pleito contra Floyd Mayweather dejó huella en el pugilista mexicano, quien después de esa experiencia dice sentirse un mejor boxeador y haber descubierto quién está con él en las buenas y en las malas.

¿En qué momento de tu carrera profesional te encuentras en estos momentos?

Voy a la mitad de mi carrera, siempre me gusta decir que voy al inicio de mi carrera, estoy muy joven, me falta mucha carrera por delante y así lo considero.

Se habla que la pelea contra Mayweather te sacó del camino ascendente que llevabas, en retrospectiva, ¿crees que esa pelea no debió de haberse dado y cómo has retomado tu camino, emocionalmente hablando, después de lo que fue la primera derrota en tu carrera?

Son experiencias del boxeo, aquí se gana y se pierde, siempre uno toma las peleas más difíciles, las más duras y sabemos que nos preparamos para ir a ganar y nunca estamos listos para perder, pero así es esto. Creo que es una experiencia en mi carrera y en mi vida para seguir adelante más fuerte.

¿Fue un error pelear contra Mayweather?

No, claro que no. Yo creo que no fue un error, tal vez no era el momento adecuado, pero no fue un error, fue una enseñanza a mi carrera que me hará seguir triunfando en el futuro.

¿En qué ha cambiado “Canelo” dentro y fuera del ring después de esa experiencia?

Pues en muchas cosas. En la manera de pensar, de hacer las cosas, he tomado mucha experiencia, y además me ha demostrado quien está contigo y quien no.

¿Llegaste a encontrar que gente que te rodea no estaba contigo en las buenas y en las malas?

Me di cuenta de eso, piensan que uno ya se acabó ahí, pero cuando te estás levantando es cuando te das cuenta de muchas cosas, por eso es que yo digo que fue una enseñanza muy buena a mi persona y a mi carrera, porque te das cuenta de muchas cosas y te sirve para el futuro.

Y la traición es algo que no te gusta.

No, pues yo creo que a nadie le gusta, es algo que duele mucho.

¿Qué es lo que no te agrada de ser famoso?

Creo que siempre hay que acostumbrase a tu vida, obviamente esa parte donde tu privacidad ya no es la misma. Realmente ya no tengo privacidad, eso es lo único que es difícil, pero hay que adaptarse porque al final es lo que uno hace y a lo que estás expuesto.

¿Crees que los atletas que llegan a adquirir la fama que tú tienes se deben de convertir en portavoz de lo que sucede en sus respectivos países?

Pues yo creo que lo somos, sin quererlo hacer lo somos porque le enseñamos al mundo que no nada más hay lo que dice la gente de violencia u otro tipo de cosas en México sino que también habemos gente triunfadora.

¿Cuál es el problema social más grave que hay en México y que te gustaría ver erradicado?

La seguridad es el problema más grande, es cierto que en unos estados hay más violencia que en otros, pero yo creo que lo que más preocupa es la inseguridad que sentimos en algunos estados.

¿Te duele lo que pasa en México?

Pues sí, a cualquiera le dolería y más cuando vives ahí, cuando amas a tu país, eso duele y duele mucho.

¿A dónde te gustaría ver a México dentro de 20 años?

Bueno, pues me gustaría ver a un primermundista, pero para eso se necesita mucho trabajo, se necesita mucha disponibilidad, mucha entrega de los gobiernos, eso todos lo sabemos, y nosotros como ciudadanos también tenemos mucha responsabilidad en eso.

Seis rapiditas con ‘Canelo’

Tu programa de televisión favorito: Criminal Minds.

Tu carro preferido: Lamborgini.

Tu amor platónico: No… pus no sé.

Chivas o América: Ninguno, no tengo equipo preferido.

Tu menú ideal: Desayuno: Huevitos con jamón, frijolitos a un lado y tortillitas.

Comida: Un caldo de res.

Cena: unos taquitos de al pastor.

¿Te gustan jóvenes y calladitas o mayores y posesivas? Ay… pues es que creo que depende, pero las dos, no desprecio a ninguna.