Hay que mantener las esperanzas

Hay nerviosismo y confusión en nuestra comunidad respecto al estado actual de las acciones ejecutivas en materia migratoria dictadas por el presidente Obama en noviembre pasado.
Vale la pena hacer un resumen de lo ocurrido para tener una idea más clara de la situación.
En noviembre 20 de 2014 Obama dictó las órdenes ejecutivas conocidas como DACA y DAPA. La primera es una extensión para todos los soñadores, sin límite de edad, del plan iniciado en 2012; la segunda un programa similar para los padres indocumentados de ciudadanos estadounidenses y residentes legales.
La extensión de DACA debía comenzar a implementarse el 18 de febrero, y DAPA en el mes de mayo. Sin embargo, el 16 de febrero, un juez federal de Texas, Andrew Hanen – dentro de una causa presentada por 26 Estados, en la que solicitaron que se dejen sin efecto las acciones ejecutivas, por el supuesto perjuicio económico en los que incurrirían – dictó una medida cautelar prohibiendo la implementación de los programas hasta que haya una resolución final sobre la demanda. Un recurso posterior pidiendo el levantamiento de la prohibición, ante el mismo juez, fue denegado.
Ante esto, el gobierno federal presentó una acción solicitando a la Corte de Apelaciones del Quinto Circuito, con sede en New Orleans, para que deje sin efecto la medida cautelar de Hanen.
El tribunal de apelaciones, escuchó este viernes 17 de abril los argumentos tanto del gobierno federal como de los 26 Estados demandantes sobre porqué o porqué no, se debería levantar la suspensión impuesta por el Juez Hanen.
El tiempo que demorará el tribunal en resolver es incierto.
Pero cualquiera que sea la decisión, las partes todavía tendrían el recurso de apelar ante la Corte Suprema de Justicia.
Lo primero que hay que tener claro es que esta resolución es única y exclusivamente sobre la inmediata implementación de los programas; no resuelve ni la materia principal del juicio, ni la constitucionalidad de los programas.
Sobre que es lo que debemos esperar, también es incierto. El tribunal en New Orleans es usualmente conservador, el panel que está conociendo esta acción está formado por dos jueces conservadores, Jennifer Walker Elrod y Jerry Smith, y un juez más liberal, Stephen Higginson.
Siendo positivos podríamos pensar que los jueces en conocimiento podrían levantar la suspensión, esto basado en una reciente resolución del mismo Tribunal Quinto de Apelaciones en un juicio similar planteado por Missisipi en contra de el programa DACA de 2012.
En el plano negativo, de la lectura de los comentarios de los jueces, daría la impresión de que los magistrados estarían inclinándose a rechazar el recurso del gobierno federal.
Lo que queda por ahora es mantener la calma y esperar con fe una resolución favorable.