Una latina dirige la política nacional de Hillary Clinton

Amanda Rentería tiene en su agenda conseguir el voto latino y conectar a Clinton común
Una latina dirige la política nacional de Hillary Clinton
Amanda Rentería, quien fue directora de política nacional de la campaña presidencial de Hillary Clinton.

Con apenas 40 años de edad, la mexicoamericana Amanda Rentería es ahora la directora política nacional de la campaña presidencial de Hillary Clinton, un encumbrado puesto que la mantendrá lejos de sus hijos en California mientras calibra el mensaje demócrata para ganar la Casa Blanca en 2016.
En su primera entrevista con un medio en español tras ser nombrada a la jerarquía de la campaña, Rentería habló con este diario de los desafíos para contrarrestar los ataques republicanos, conquistar el voto latino y, sobre todo, conectar a Clinton con el estadounidense de a pie.
“Cuando evalué cómo podría yo tener un mayor impacto, supe que tenía que hacer esto“, dijo Rentería en entrevista telefónica desde Brooklyn, sede de la campaña electoral.
Clinton continuará su acercamiento con los votantes en foros, pequeños encuentros y “casa por casa”, para explicar su “visión de futuro”, centrada en cuatro pilares: la economía; el fortalecimiento de las familias y comunidades; mejoras al sistema político, y la seguridad nacional, precisó.
“La gente va a tener oportunidad de conocerla de cerca en esta elección y, aunque será difícil, vamos a procurar mantener estos acercamientos de uno a uno”, prometió Rentería, al insistir en que Clinton conoce a los latinos “y sabe cómo luchar por nosotros”.
Rentería fue contratada tras una reunión de una hora con Clinton en la que ambas descubrieron “muchos valores en común”, pero anunció su puesto con apenas un susurro en su cuenta de Twitter, resumiendo así su biografía: “Hija del Valle Central, madre, exmaestra de secundaria, exjefa de personal, bailadora, beisbolera, y ahora directora política nacional #Hillary2016”.
Desde ese cargo, se convertirá prácticamente en una aliada inseparable de Clinton porque, aunque no todo el tiempo viajarán juntas, sí se comunican por teléfono a diario.

Desafío personal
Hija de un inmigrante de Zacatecas y madre mexicoamericana de California, Rentería conoció desde pequeña los sacrificios de su familia, puesto que su padre trabajó en los campos del Valle Central, y el entorno en el que creció le enseñó “lo que es importante en la vida”.
Tras graduarse de las prestigiosas universidades Stanford y Harvard, con un breve paréntesis como maestra, Rentería se sumergió de lleno en la política, ostentando cargos en el Capitolio, primero con la senadora californiana Dianne Feintstein, y después como jefa de personal de la senadora por Michigan, Debbie Stabenow.
Esa trayectoria ha supuesto largas jornadas, giras y mucho tiempo lejos de sus dos hijos menores, sus padres y sus hermanas, algo que repetirá tras su desembarco en Brooklyn.
“Va a ser algo difícil para mis hijos, pero ellos vendrán conmigo cuando terminen las clases”, dijo.

Preparada para nuevas batallas
Curtida en batallas políticas – no logró desbancar en 2014 al legislador republicano de California, David Valadao- , Rentería ya afila su estrategia para contrarrestar los ataques de la maquinaria republicana, en concreto de los precandidatos presidenciales, los senadores Ted Cruz y Marco Rubio.
Rubio ha calificado a Clinton como una líder de “ayer”, mientras que Cruz la ha tildado de ser demasiado “radical”.
Pero Rentería señaló que el mensaje de Clinton estará centrado en la inclusión, la igualdad y prosperidad de los estadounidenses.
No en balde la campaña escogió como sede a Brooklyn, un sector con destacada diversidad cultural y económica en la Gran Manzana.

A la conquista del voto latino
Aunque los latinos tradicionalmente se han decantado por los demócratas, la escurridiza reforma migratoria ha polarizado a EEUU, y tanto activistas como los líderes del Congreso aseguran que todos los candidatos tendrán que hablar con claridad sobre inmigración.
En ese sentido, Rentería dejó entrever que, si gana en 2016, Clinton mantendrá los alivios migratorios del presidente Barack Obama, ahora impugnados por 26 estados en los tribunales.
Como parte de su evolución política, Clinton dijo el jueves que apoya la emisión de licencias de conducir para inmigrantes indocumentados, algo que no dijo con claridad en su primera contienda presidencial y le causó daño entre los latinos en 2008.
Un portavoz de su campaña dijo a este diario que su nueva postura sobre el tema “es consecuente” con su apoyo de las medidas ejecutivas de Obama en materia de Inmigración.
En declaraciones a este diario, Cristóbal J. Alex, presidente del “Latino Victory Project”, un grupo que busca fortalecer el voto hispano, elogió que Clinton haya seleccionado a líderes como Rentería, José Villarreal y Maya Harris “a puestos donde se toman decisiones”.
El apoyo de Clinton a las licencias de conducir “demuestra que, como buena líder, mantiene una mente abierta”.