Voluntaria lleva música y esperanza a los hospitales

Dianna Pérez ya trabajaba de voluntaria en el área pediátrica de un hospital cuando un día una organización comenzó a llevar música a los pacientes. Allí decidió que podía ofrecer sus dotes musicales al servicio de los enfermos.

Desde hace un año, Perez, de 23 años, combina sus estudios de música y psicología con el trabajo voluntario con el hospital y la organización Musicians on Call (MOC). El grupo, conformado por unos 50 voluntarios, lleva música a pacientes de dos hospitales y un centro geriátrico en Los Angeles.

“Como disfruto cantar y amo la música, me di cuenta que era un excelente programa. Comencé a seguir a los músicos en el hospital y vi la diferencia que a música podía traer a la gente”, dijo Perez, quien canta acompañada de otra persona que toca un instrumento.

La alegría de los pacientes es algo que le gusta ver a Perez cuando canta para ellos.

“Algunas veces han tenido un mal dia o quizas estan pasando por tiempos difíciles. Los veo relajarse o incluso los bebés se calman”, dijo Perez. “Siempre les trae regocijo y eso me alegra el dia”.

Perez considera que importante hacer trabajo voluntario para ayudar a las personas, especialmente si se cuenta con una destreza como la música.

“El trabajo voluntario permite a la gente compartir algo que puede ayudar a los demás”, dijo Pérez. “Le alegras el día a alguien y también alegras tu día”.