Metro presenta sus primeros buses eléctricos

Comenzarán un período de prueba en las próximas dos semanas

El Día de la Tierra es una ocasión para crear conciencia sobre los problemas de contaminación que afectan a nuestro planeta.  Metro aprovechó la ocasión para presentar ayer los primeros cinco autobuses totalmente eléctricos y de cero emisión de gases que formarán parte de su flota.

Los buses comenzarán un período de prueba en las próximas dos semanas sin ser asignados a una ruta específica. Tienen una longitud de 40 pies y son unidades que no producen emisión alguna de gases.

Se espera que el programa de autobuses eléctricos–que eventualmente se espera cuente con 24 unidades– reduzca las actuales emisiones de gases de la flota de Metro en un 78 por ciento.

“Metro posee la flota más grande de aire limpio con más de 2,000 buses CNG (gas natural) de baja emisión de gases”, dijo Stephanie Wiggins, directora ejecutiva interina de Metro, refiriéndose a las 2,200 unidades que transitan por Los Ángeles. “Éstos (buses eléctricos), algún día convertirán a la flota de Metro, de ser una de baja emisión a una de cero emisión”.

Wiggins resaltó también que el abordaje anual de unos 50 millones de pasajeros en las unidades y trenes de Metro contribuye con la reducción de más de 2,000 millones de libras de emisión de gases de carbono.

“Cuando una persona decide utilizar el servicio de transporte público en lugar de manejar su auto en el curso de un año, se reducen 4,800 libras de carbono en el aire”, dijo Wiggins.

Las unidades, dijeron  los representantes de Metro,  podrán desplazarse unas 150 millas antes de recargarse –un proceso que solo les toma tres horas y media-. Por lo pronto, la División 1, ubicada en la Alameda y la Calle Sexta, será la estación de recargo para las unidades.

Los costos de la introducción de estas unidades, señaló Wiggins, se determinarán durante el periodo de prueba. Allí se revisará si es conveniente convertir toda la flota en unidades eléctricas. El costo del pasaje no se verá afectado por la introducción de estas unidades.

Rosa Miranda, del Sindicato de Pasajeros, espera que Metro algun día cambie toda su flota a una de cero emisión, que contribuya con el saneamiento del medio ambiente.

“Actualmente estamos en una crisis climática y los pasajeros somos los guerreros del clima, porque no compramos autos sino que viajamos en transporte público”, dijo Miranda.