Padres de hijos estadounidenses frustrados por bloqueo de alivios migratorios

Viven incertidumbre sin saber qué va a pasar, y piden a jueces se toquen el corazón
Padres de hijos estadounidenses frustrados por bloqueo de alivios migratorios
Pie de foto: Olga Cordero y su esposo Luis llevan 28 años de vivir sin papeles en los Estados Unidos. Eso no les ha impedido trabajar duro y tener desde dos décadas una joyería. (Araceli Martinez/fotos

@AraceliMartinez

“Sí se siente una frustrada porque te ilusionas. DAPA era una lucecita de esperanza. ¡Ay! dices, por fin va a ver algo para salir de las sombras, y del miedo que vivimos todos los días a ser deportados, pero luego llega este juez de Texas y nos da un bajón muy triste”, dice Olga Cordero, una inmigrante mexicana quien junto con su esposo Luis llevan 28 años de vida indocumentada en Los Ángeles.

En febrero, un juez federal bloqueó la implementación de DAPA (Acción Diferida para los Padres de Estadounidenses o Residentes Permanentes) y la expansión de DACA (Acción Diferida para los Llegados en la Infancia) en respuesta a una demanda presentada por 26 estados. El gobierno apeló la decision. El viernes pasado, la Corte de Apelaciones del Quinto Circuito en Nueva Orleans, sostuvo una audiencia sobre el pedido de emergencia del gobierno para poner en práctica estos programas que se estima beneficiarían a cinco millones de indocumentados en el país.

LEE TAMBIÉN: Guía de la Acción Ejecutiva

Pero el bloqueo de estos programas autorizado por el presidente Obama en noviembre no ha derrotado a esta pareja. “No somos de los que nos damos por vencidos, ni pensamos que está dicho todo”, comenta Cordero.
Incertidumbre

Ella junto con su esposo son propietarios de una joyería en North Hollywood desde hace 23 años. Tienen cuatro hijos nacidos en el país. Los hijos de 25, 22 y 19 años ya ejercen su derecho al voto. Y en dos años, la menor de 16 se registrará para votar, comenta la inmigrante de Guadalajara, México.

Familia Cordero5

“Sí se siente uno mal de no tener papeles. Es una incertidumbre tremenda. Cuando sales, no sabes si vas a volver a tu casa y ver a tu familia. Más que nada, me siento mal por los hijos porque si me deportan, ellos no me van a seguir a México, su vida, su estudio, su trabajo está aquí“, confía ella.

Pese a la desilusión por la suspensión de los alivios migratorios, sostiene que sigue en la lucha. “Y no por un poco de alivio temporal como es DAPA, sino por una reforma migratoria”, dijo.

Esta semana, la pareja recibió en su casa de Sun Valley, en el Valle de San Fernando, al congresista demócrata Tony Cárdenas, una oportunidad que aprovecharon para hablar de los retos que enfrentan migrantes indocumentados con hijos nacidos en EEUU y para recalcar que no todo esta pérdido.

LEE TAMBIÉN: Gobierno de EEUU presenta plan de ciudadanía para millones

“Muchos congresistas nos dan ilusiones, nos dicen que va a ver algo, y a lo mejor no DAPA ni DACA sino una reforma migratoria. Ellos están luchando mucho por nosotros. El 1 de mayo tenemos que hacernos presentes para que se escuche nuestras voces”, dice Olga Cordero, quien hace ocho años se hizo activista de la Coalición por los Derechos de los Inmigrantes de Los Ángeles (CHIRLA).

Y lanzó un mensaje a los que mantienen bloqueados los alivios migratorios y no quieren una reforma migratoria. “Les diría que son papás, seres humanos que tienen hijos, familias. Nosotros no vivimos de la asistencia pública, nunca hemos pedido nada al gobierno. ¿Qué harían ustedes si los separaran de sus hijos, papás, hermanos, primos. Pónganse la mano en el corazón, no sean inhumanos, no rompan las ilusiones de las familias que vienen aquí a trabajar“.

Añade que los oponentes de una reforma deben ver que ellos aún sin papeles, pagan al fisco. “Nosotros pagamos impuestos por el negocio, y a la propiedad por las dos casas que tenemos. Y por ser indocumentados, no nos regresan nada”, argumenta.

En un comunicado el congresista Tony Cárdenas, quien en enero pasado tuvo a Olga Cordero como invitada en Washington D.C. para el discurso del estado de la nación del presidente Obama, dijo que esperaba el día que pudiera visitar la casa de Olga con una ley de reforma migratoria en sus manos firmada por el presidente. “Mientras tanto agradezco a familias como la de Olga por su trabajo duro y dedicación al país, en nuestras joyerías, escuelas, campos, compañías y servicios armados”, dijo.

LEE TAMBIÉN: Congresistas Gutiérrez y Cárdenas promueven los alivios en LA

Los alivios migratorios DAPA y DACA evitarían la deportación de cinco millones de inmigrantes en el país, 1.6 millones en California, 500,000 en el condado de Los Ángeles y 250,000 en la ciudad.