Requieren más inspección en control de renta

El 60% de los angelinos renta vivienda y muy pocas son las disponibles para familias de bajos recursos, reconocen autoridades
Requieren más inspección en control de renta
Inquilinos de bajos ingresos y activistas durante un mitin para apoyar las propuestas del concejal Gil Cedillo, en el Ayuntamiento de LA.

Que las reparaciones que se hagan en las viviendas de renta controlada no sean un ‘Mickey Mouse’, ‘chafa’  o de mala calidad y que los dueños de edificios reporten lo que cobran por el alquiler de cada unidad, son dos medidas que podrían implementarse en los próximos meses.

Este miércoles el Concejo Municipal pidió al Departamento de Vivienda (HCID) que dentro de 90 días presente un plan para reforzar las inspecciones a las unidades que están bajo el sistema de control de renta y así asegurar que están en condiciones habitables y que no representan un riesgo.

También, dentro del mismo plazo, el HCID deberá analizar la viabilidad de que los dueños de las mismas unidades reporten lo que cobran a cada inquilino para que no se viole el control de renta.

En Los Ángeles existen alrededor de 650 mil unidades habitacionales construidas antes de 1978 que están protegidas por una ley municipal que prohibe a los dueños subir la renta en más de 3% anual.

Activistas y arrendatarios de esas viviendas aplaudieron las medidas que impulsó el concejal Gil Cedillo en lo que fue la celebración del Día del Inquilino.

“Todos los días debería ser el Día del Inquilino, porque en Los Ángeles el 60% de las personas son inquilinas”, dijo Cedillo al presentar la moción.

“De esa forma habría mayor inspección de las reparaciones que tiene que hacer el dueño y se obtendría información sobre las rentas que se pagan, porque a muchos inquilinos les suben la renta arbitrariamente”, dijo Elizabeth Blaney, representante del grupo Unión de Vecinos de Boyle Heights.

Los activistas también pidieron que se destinen más recursos para desarrollos de vivienda pública para familias que ganan menos de $24,000 dólares al año.

“Por cada 100 familias de bajos recursos, sólo hay 17 unidades disponibles que se pueden rentar con ese nivel de ingreso”, dijo Thelmy Pérez, representante de LA Human Right to Housing Collective.

Bealey comentó que cada vez hay más solicitudes de los desarrolladores de vivienda para transformar o demoler las unidades de renta controlada amparados en la llamada Ley Ellis para de esa manera convertirlas a apartamentos caros.

En los últimos dos años 1,746 unidades bajo el control de renta ya han desaparecido, precisó.