El futuro del arco Tricolor

Abraham Romero, el guardián de la portería mexicana en el próximo Mundial Sub-17

Guía de Regalos

El futuro del arco Tricolor
Abraham Romero festeja luego de que México ganará 3-0 a Honduras en la FInal del Premundial de Concacaf. /MEXSPORT

Abraham Romero, jugador de la Academia del Galaxy de Los Ángeles y nacido en Pasadena, fue parte de la selección mexicana Sub-17 que se coronó campeón de Concacaf en el Premundial de la categoría y se clasificó para la Copa del Mundo que se jugará en Chile el próximo mes de octubre.

La emoción le gana al portero cuando recuerda todo el esfuerzo de sus padres han hecho para que él pueda convertirse en una joven promesa bajo el arco de la selección mexicana Sub-17.

“Mis papás son todo para mí, ellos dejaban de comer para comprarme zapatos de futbol”, dice Abraham, mientras las lágrimas recorren su rostro, su agradecimiento por sus padres es tan inmenso que sueña con ser un jugador exitoso para poder sacar adelante a quienes lo han acompañado en su caminar rumbo al futbol profesional.

“Mi papá trabaja en construcción y mi mamá limpiando casas”, cuenta, mientras intenta recuperar la calma, “ellos son mis ídolos, me han enseñado a trabajar duro, a no darme por vencido”, agrega el jugador.

“Abraham es un portero con una gran presencia física, fuerte, rápido y coordinado. Técnicamente, cuenta con muy buenos fundamentos; tácticamente, es inteligente y hace muy buenos recorridos dentro de su área de juego y se impone al rival”, dijo a miseleccion.mx, Rosario Piña, entrenador de porteros del Tri Sub-17.

El agente del mexicoamericano, Kei Morita, dijo a La Opinión que hay varios equipos de la Liga MX que pretenden Romero, pero que aún no toman una determinación.

“Hemos tenido pláticas con cinco clubes elite en México, pero antes queremos que Abraham participe en el Mundial para tomar una decisión”, acotó Morita.

Abraham, admirador de Oswaldo Sánchez y Gianluigi Buffon, reconoce que el camino para alcanzar su sueño no es fácil, a sus 17 años ya entiende de los sacrificios que requiere ser un jugador profesional.

“Viajo mucho y a veces extraño a mi familia, pero yo me enamoré del futbol y estoy dispuesto a hacer cualquier cosa para lograr mi objetivo”, asegura Abraham

Su humildad es una característica nata del meta tricolor que cada vez que se le hace alusión a su gran talento responde que “yo solo trato de hacer lo mejor, de dejarlo todo en la cancha”, para el joven estar bajo los tres palos del equipo tricolor es una sensación que no puede describir, pero asegura que lo hace con mucho orgullo.

“[Abraham] es muy determinado a llegar y cumplir con el objetivo que se traza. Esto lo hace un líder nato y respetado por sus compañeros”, comentó Piña.

De cara al Mundial Sub-17, Romero dice estar preparándose para entregarse por completo por los colores de su país, al preguntarle cuál es su objetivo para la competencia, respondió: “dejar muy en alto el nombre de México”.