Los beneficios de estar aburrida

Los teléfonos celulares llenan nuestro tiempo libre con entretenimiento instantáneo virtual

Guía de Regalos

Los beneficios de estar aburrida
En la actualidad, son muchos los que prefieren prestar atención a su teléfono celular, a disfrutar una conversación entre amigos.
Foto: Shutterstock

¿Qué tienen en común las oficinas médicas, el transporte público y los aeropuertos?

Los tres son lugares potencialmente aburridos, en los cuales puedes llegar a pasarte horas sin nada qué hacer. Años atrás, nos preparábamos para la posible espera llevando un libro en la mochila, un iPod, mirando gente pasar, meditando, o simplemente, aburriéndonos.

Pero la llegada de los teléfonos inteligentes cambió nuestras costumbres. En la actualidad, la mayoría de la gente lleva en su bolsillo un centro de entretenimiento instantáneo que ante el primer asomo de aburrimiento ofrece innumerables posibilidades de diversión virtual.

El teléfono no sólo entretiene en salas de espera y autobuses, sino también cuando caminas, e incluso cuando sales a divertirte con tus amigos. Basta mirar alrededor de las mesas de cualquier bar, y ver grupos de personas inmersas en sus celulares, muchas veces hasta texteándose entre sí, pero sin sacar los ojos de la pantalla.

Pero más allá de lo entretenido que puedas encontrar a tu celular, estar aburrido no es tan malo después de todo. Varios estudios descubrieron que, por el contrario, aburrirse tiene resultados positivos.

Una investigación realizada por Sandi Mann y Rebekah Cadman de la Universidad de Central Lancashire, del Reino Unido, encontró que realizar actividades aburridas aumentaba la capacidad creativa de los encuestados.

Otro reporte, del Centro de Investigación de Oxford, notó que debido al uso constante del teléfono, muchas personas en la actualidad tienen dificultad para encontrar el tiempo personal que les permita meditar y reflexionar.

Aburrida y brillante

Manoush Zomorodi, locutora del podcast New Tech City, de WNYC notó que desde que había comprado su teléfono inteligente, siete años atrás, no se había sentido aburrida, y decidió hacer algo al respecto. Zomorodi lanzó un proyecto llamado Aburrido y Brillante: El arte perdido de divagar, desafiando a los interesados a darle un descanso a sus celulares.

El primer paso del desafío es descubrir cuánto tiempo realmente le dedicamos a los teléfonos. Para hacerlo, los valientes interesados pueden elegir entre aplicaciones como Momento o Checky para iPhone, Break Free para Android, o Rescue Time para Windows, y medir el tiempo invertido.

Una vez pasado el shock de descubrir la cantidad de horas dedicadas a la pantalla del celular, estás lista aceptar algunos de los desafíos.

¿Te animas a enfrentarlos?

1. Deja tu teléfono en tu bolsillo, o mejor aún en tu bolso. Limita las notificaciones a asuntos vitales que no puedes ignorar. Y no, los comentarios de tus amigos de Facebook no cuentan como asuntos vitales.
2. Puede esperar. No es necesario contestar de inmediato a cada mensaje y llamado que llega a tu teléfono. Recuerda que otras generaciones lograron sobrevivir con máquinas contestadoras que recibían llamados en sus hogares, y que no chequeaban hasta el final del día. Seamos honestos, a menos que seas un médico de guardia o un agente secreto de la CIA, la mayoría de los llamados pueden esperar.
3. El mundo a través de tus ojos. Un estudio reciente encontró que los norteamericanos toman más de 10 mil millones de fotos con sus teléfonos celulares y que esto podría estar minimizando el mismo recuerdo de aquello que fotografiaron. Uno de los desafíos del proyecto consiste en pasar un día viviendo cada momento, pero sin sacar ni una foto con tu celular.

Si te animas a “aburrirte”, estás interesado en aceptar los desafíos o quieres más información, visita www.wnyc.org/series/bored-and-brilliant