México lamenta “imposición” de pena de muerte a sinaloenses

Guía de Regalos

México lamenta “imposición” de pena de muerte a sinaloenses
Los hermanos mexicanos Luis Alfonso González Villarreal (i-atrás), Simón González Villarreal (C, atrás) y José Regino González Villarreal (d, atrás) junto a Lim Hung Wang (i-frente) de Singapur y Lee Boon Siah (d-frente) de Malasia a su llegada al tribunal malayo.

MÉXICO.- La Secretaría de Relaciones Exteriores (cancillería) informó que esta mañana la Corte Federal de Malasia ratificó la sentencia de pena de muerte dictada a los nacionales mexicanos Luis Alfonso, de 47 años; Simón, de 40 y José Regino González Villarreal, de 37.

Los hermanos Gonzalez Villarreal, oriundos del estado de Sinaloa, fueron sentenciados a la horca después de un largo proceso judicial tras su detención por la Policía Real de Malasia el 4 de marzo de 2008 en la ciudad de Johor, Bahru, frontera con Singapur, donde se decomisaron 29 kilos de metanfetaminas por un valor aproximado de  15 millones de dólares.

El gobierno de México lamentó la “imposición” de la pena de muerte a los hermanos González Villarreal en un comunicado de prensa en el que también “ratificó” su posición contraria a la aplicación ésta e informó que hay esperanzas de que la sentencia no se ejecute de inmediato, según la práctica del país asiático.

Aunque el gobierno de México afirmó ayer que “ya se agotaron” todos los recursos legales, los abogados consideran solicitar una revisión del fallo.

En adelante, explicó el embajador de México en Malasia, Carlos Felix Corona (ex cónsul de San Francisco),  “dependerá de la nueva argumentación y del criterio de los jueces” y en caso de falle la revisión judicial sólo restaría el perdón del sultán de Johor Ba.

Los hermanos González Villerreal argumentaron desde su detención que ellos eran personal de limpieza e ignoraban que en el lugar donde se encontraban se producía o había droga, una versión que resultó “poco creíble” para los fiscales.

De acuerdo con versiones de la prensa local, en la audiencia para ratificar la sentencia estuvo presente parte de la familia González que se entrevistó con los suyos inculpados y se daba ánimo a sí misma.