¿Quién pagará por el caso de Alondra?

Los padres de la menor se preparan para abrir un caso por violación de derechos humanos

Guía de Regalos

¿Quién pagará por el caso de Alondra?
Alondra Luna, de 14 años, volvió el pasado miércoles a los brazos de su familia en Guanajuato.

Ciudad de México
El de Alondra Luna Núñez “es un caso de identidad equivocada que alcanzó proporciones internacionales”, reseña la cadena norteamericana CNN sobre el operativo implementado por la Interpol que separó a la menor de 14 años de sus padres, Gustavo y Susana, para entregarla a Dorotea García, una mujer estadounidense que la reclamaba como su hija desaparecida, Alondra Díaz García.

¿Cómo permitió, la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), que un ciudadano mexicano fuera sustraído del país sólo por una sospecha no confirmada?
Relaciones Exteriores, que suele estar muy activo cuando organizaciones internacionales lo cuestiona sobre derechos humanos, no ha explicado qué fallo, y si algún funcionario será investigado por el secuestro de la menor. La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) inició un expediente de queja por el caso y dijo que solicitará los informes respectivos a las autoridades señaladas como responsables.

La Procuraduría General de la República (PGR) informó que simplemente cumplió un mandato del juez. La juez Cinthia Elodia Mercado dijo este miércoles que su decisión fue una respuesta en atención a la petición que se hizo a la autoridad mexicana. “Nosotros no somos autoridades que buscamos, sino que todos los datos son proporcionados”, dijo. E insistió que recibió “una serie de documentación” y, como juzgador, “nada más es decir se va o no se va”, fundamentado en el acuerdo firmado en La Haya.
Por su parte, Interpol ha guardado silencio.

“El caso ha suscitado preguntas acerca de los protocolos que se utilizan en estos casos, y por qué las pruebas de ADN no se realizaron a [Alondra] Luna antes de que fuera llevada a Houston. Su padre también hizo hincapié en que Luna sufre de una discapacidad que limita su control en una parte de su cuerpo, lo que debería haber hecho inmediatamente obvio que ella no era la hija de García, incluso sin pruebas de sangre”, publica este día el diario británico The Guardian.

Es por eso que los padres de la menor informaron que analizarán la forma en que procederán para denunciar la violación de derechos humanos luego de que la menor fuera sacada del país.

“Pero lo que pasó después desconcertó tanto la familia de Alondra como a la opinión pública mexicana: La adolescente fue enviada a los Estados Unidos antes de que su identidad fuera confirmada”, agrega Rafael Romo, editor sobre asuntos de Latinoamérica de la cadena CNN. Romo agrega: “Una vez en Houston, con los cuestionamiento sobre su identidad siendo formulados por los padres biológicos de la niña, el Consulado de México en esa ciudad ordenó pruebas de ADN. Los resultados confirmaron que Alondra no es la hija de la mujer de Houston”.
En The Guardian, Tuckman dice que “un comunicado emitido por la oficina del Procurador General de la República de México el lunes, antes de que se conocieran los resultados de las pruebas, pareció descartar un caso de identidad equivocada a pesar de que los padres habían estado cuestionando la operación y habían organizado un bloqueo de una autopista Guanajuato acompañados por compañeros de clase de su hija”.

La SRE explicó el pasado jueves que en 2007 recibió la solicitud de retorno de Alondra Luna Núñe bajo el argumento de que había sido sustraída de Estados Unidos por su padre. “En ese momento, la información disponible apuntaba a que la niña podría encontrarse en Tacatzcuaro, Michoacán, por lo que el expediente fue remitido al Tribunal Superior de ese estado”, detalló.
La Cancillería dijo que en marzo de 2015, la Autoridad Central estadounidense informó que la madre había viajado a Guanajuato y había identificado a la menor, lo que confirmaba que se trataba de su hija a quien había buscado por ocho años.
“Derivado de ello y en acatamiento a los estándares internacionales fijados en materia de restitución internacional contenidos en las Guías de Buenas Prácticas emitidas por la Conferencia de La Haya de Derecho Internacional Privado, la juez de la causa solicitó la intervención de la Interpol para que presentara a la menor y, en audiencia ante el juzgado, se determinara su identidad y la procedencia de su restitución a Estados Unidos”, precisó.
Por ello el pasado 16 de abril, el agente de la Policía Ministerial adscrito a la International Criminal Police Organization (Interpol, por sus siglas en inglés), José Luis Acevedo, llegó a la telesecundaria Sor Juana Inés de la Cruz, ubicada en la ciudad de Guanajuato, con una orden de una juez federal que mostró a la directora de la institución, Rubí Mendoza Pérez, para llevarse a Alondra y entregarla a quien alegaba ser su madre, acto seguido, la menor fue forzada para entrar a vehículo de la policía para su translado.

Alondra confiesa:

“Hicieron las cosas mal porque me separaron de mis padres… “No valió la pena eso. Fui a EEUU, está bonito, pero no le llega a mis papás, porque lo más hermoso son ellos”, dijo Alondra el pasado jueves en una conferencia de prensa.