¿Quieres ser mi amiga?

Cómo reconocer a las personas con las que vale la pena intentar una relación

Guía de Regalos

¿Quieres ser mi amiga?
Las amigas que se conocen desde la infancia o crecieron en el mismo lugar comparten un pasado común que fortalece la relación.
Foto: Shutterstock

“Quien encuentra un amigo fiel, encuentra un tesoro”.

Pocas cosas son tan valiosas como la amistad. Un amigo de verdad es aquel que disfruta contigo los buenos momentos, pero que sigue a tu lado cuando el resto del mundo te da la espalda; quien te habla con la verdad, aun cuando duele escucharla.

Pero cuando confiamos en la persona equivocada, la amistad se convierte en algo negativo que puede causarnos mucho daño.

“Las relaciones de amistad deben ser mutuamente beneficiosas. Si sólo una de las partes está dispuesta a invertir el tiempo y el esfuerzo necesarios, la relación no prospera”, indicó Darlene Quinn, periodista y autora de novelas basadas en las relaciones de amistad, intriga y engaño del mundo de la moda.

“Por lo general, tendemos a intuir quiénes son los buenos amigos y en qué tipo de relación vale la pena invertir nuestros sentimientos”, opinó Quinn. Pero a pesar de la intuición, más de una vez nos involucramos en relaciones con personas que creíamos amigos y que terminan desilusionándonos, e hiriendo nuestros sentimientos.

Qué buscar en un amigo

Quinn describió seis características que identifican una buena amistad. Las tres primeras se refieren a factores positivos para iniciar una relación y las otras tres, a los rasgos que debemos buscar en una persona.

Semejanzas. “Las aves del mismo plumaje vuelan juntas”, dice una vieja frase del Siglo XVI, que por ser tan cierta se ha convertido en cliché. “Nos rodeamos de personas cuyo estilo, personalidad, actitudes y gustos son similares a los nuestros”, señaló la autora. “Dichas similitudes nos ayudan a construir una conexión instantánea”.
Nos sentimos cómodas alrededor de aquellos con quien podemos iniciar una conversación con facilidad, sobre temas que nos interesan a ambos, o con quien podemos planear actividades que disfrutamos por igual.

Intriga. En otros casos, conocemos a personas que nos parecen fascinantes y no podemos evitar sentir atracción por ellas. “Podemos construir una gran amistad con alguien cuyas historias, estilo de vida o antecedentes nos intrigan y producen curiosidad”, señaló.

Historia en común. Las personas que se conocen desde la infancia, fueron a la misma escuela o crecieron en la misma ciudad sienten una conexión particular. Lo mismo ocurre entre aquellos que, si bien no tienen un pasado en común, han vivido circunstancias y experiencias similares y sienten comprensión y empatía mutua. Este vínculo especial eventualmente puede convertirse en una sólida amistad.

Influencia positiva. Una buena amiga es aquella que te influye de manera positiva y que apoya tus metas y emprendimientos; quien te inspira a desarrollar tu máximo potencial. “El mundo ya tiene suficiente negatividad y una amiga no debería contribuir a ella”, indicó.

Felicidad. Los buenos amigos quieren que seas feliz y tienen las mejores intenciones en su corazón. “Pueden decirte algo que quizás no quieras oir, incluso sabiendo que están poniendo en riesgo a la relación, pero lo hacen porque te conocen y saben lo que es mejor para ti”, indicó Quinn. Un verdadero amigo nunca pone condiciones en nombre de la amistad.

Lealtad. Los buenos amigos son aquellos que siempre te defienden y te apoyan. “La lealtad es una virtud que no siempre es fácil de encontrar”, reconoció Quinn. “Pero es esencial para el crecimiento de cualquier buena relación”.