Tácticas para aprender a manejar el estrés

Es prácticamente imposible vivir sin estrés, pero sí podemos evitar que dañe nuestra salud

Guía de Regalos

Tácticas para aprender a manejar el estrés
Manejar el estrés es importante para mantener el equilibrio.
Foto: Shutterstock


Las emociones negativas, como el estrés o el enojo, desencadenan la liberación de hormonas que pueden representar una amenaza para el corazón. Y las investigaciones sugieren que las personas que experimentan esos problemas tienen más ataques cardíacos que las personas más calmadas y más alegres.

Las personas que tienen relaciones inestables, por ejemplo, son más propensas a tener enfermedades cardíacas. Y las que tienen trabajos estresantes tienen más probabilidades de tener presión arterial alta y, si vuelven a trabajar demasiado pronto después de un ataque cardíaco, de tener un segundo ataque cardíaco.

Sin embargo, dominar las emociones negativas puede ofrecer algunos de los mismos beneficios que una dieta saludable para el corazón y el ejercicio regular.

Conoce los signos de advertencia

A continuación se incluyen siete signos que indican que tu nivel de estrés puede ser alto:

  • Síntomas físicos inexplicables, como agotamiento, dolores de cabeza, tensión muscular, rechinamiento de dientes y cambio en el deseo sexual.
  • Enojo, depresión, irritabilidad o nerviosismo que superen lo que las circunstancias justifican.
  • Más discusiones con la familia y los amigos.
  • Problemas en el trabajo.
  • Permanecer despierto por la noche con preocupaciones.
  • Comer más, especialmente alimentos no saludables, o saltarse comidas.
  • Aumento en el consumo de alcohol o de tabaco.
  • Prueba dar pasos simples primero

Desarrolla tu propia cartera de estrategias para lidiar con el estrés:

Ejercicio: Las personas que hacen ejercicio en forma regular tienen menores niveles de hormonas de estrés y exhiben aumentos menores en la presión arterial en situaciones tensas. También ayuda a aliviar la depresión.

Yoga y tai chi: Estos ejercicios suaves pueden disminuir la presión arterial y la frecuencia cardíaca.

Relajación: Esto puede incluir meditación, masajes o escuchar música. Cualquiera sea su elección, hazte un tiempo todos los días para relajarte.

Si no crees que estas medidas estén funcionando, busca asesoramiento. Un enfoque es la meditación consciente, que involucra una conciencia sin juzgamiento del momento presente. Otro enfoque utiliza programas conductuales cognitivos para vincular estrategias mentales adecuadas con situaciones estresantes.

Es posible que tu compañía de seguro tenga una lista de proveedores. También puedes obtener remisiones a través de la Asociación Estadounidense de Psicología o de la Asociación Nacional de Terapeutas Conductuales Cognitivos.