Peligran centros para jornaleros

En 5 años les han recortado el presupuesto a la mitad, de $1.4 millones a $700 mil, y bajaría a $250 mil
Peligran centros para jornaleros

Los lugares donde los jornaleros se concentran para buscar trabajo y donde reciben capacitación, educación y entrenamiento están en riesgo de desaparecer.

Los siete que existen en diferentes puntos de Los Ángeles se mantienen gracias a un fondo que el gobierno de la ciudad destina cada año y son operados a través de las organizaciones IDEPSCA, CARECEN y Youth Policy Institute (YPI).

El año pasado el gobierno municipal destinó 700 mil dólares, pero dentro del presupuesto de la ciudad para el próximo año fiscal sólo figuran 250 mil, señaló Pablo Alvarado, director de la Red Nacional de Jornaleros (NDLON).

“Hace 5 años, todavía con el alcalde (Antonio) Villaraigosa, el presupuesto para los centros de jornaleros era de 1.4 millones de dólares, pero poco a poco se ha ido reduciendo”, dijo Alvarado.

Los centros de jornaleros, recordó, nacieron en respuesta a los problemas de basura, desorden público e inseguridad que había por la desorganización de los trabajadores en las esquinas.

Además de darle solución a aquel desorden que generaban cientos de personas en busca de empleo en las calles o afuera de comercios como Home Depot, estos lugares ofrecen talleres educativos, derechos laborales y capacitación en diversos oficios, mientras esperan a que llegue el contratista, explicó Alvarado.

“Los jornaleros no sólo realizan los trabajos más pesados, sino que también ayudan a embellecer la comunidad con jornadas de limpieza comunitaria, ellos ofrecen su mano de obra, que es lo único que tienen, porque quieren contribuir”, agregó.

Megan Ortiz, directora de IDEPSCA, indicó que el presupuesto anual de esta organización para los cuatro centros de jornaleros que operan en Los Ángeles

“Nuestro plan no es cerrar, pero no sabemos cómo le vamos a hacer, en los últimos 5 años nos han venido recortando el presupuesto”, mencionó Ortiz.

Durante 10 años CARECEN ha operado el centro de jornaleros ubicado en Wilshire y Union, en el area de Pico Union, gracias al financiamiento que en parte otorga la ciudad. Sin embargo, dijo la vocera Tessie Borden, el riesgo de cierre es inminente ante los pocos recursos que este año están ofreciendo.

“Si tenemos que cerrar el centro de jornaleros”, mencionó, “los trabajadores regresarían a buscar trabajo a las calles junto con todos los problemas que eso implica”.

La ciudad todavía debe aprobar un presupuesto final para el año fiscal 2016-2017 que empieza el 1 de julio.