Controversia por cambio de oficina de libertad condicional

Temen que habrá más expresidiarios en la ciudad de El Monte. Autoridades alegan que es necesario.
Controversia por cambio de oficina de libertad condicional
Las nuevas oficinas a las que se quieren mudar están en el 9349 de la avenida Telstar y en el 3375 de la avenida Río Hondo. Ciro Cesar

Los planes para reubicar la oficina regional de libertad condicional del condado de Los Ángeles, de un apretado espacio en el edificio de la corte del condado en El Monte a uno más amplio en una zona industrial de la misma ciudad, ha desatado un controversia en la comunidad.
“Por qué no escogen otro lugar, tenemos demasiados problemas aquí, y con la ampliación de esa oficina, habrá más expresidiarios en El Monte”, dijo Nancy Kennon quien desde hace 61 años vive en El Monte.
Edward Guerrero de 20 años, otro residente, expuso que el cambio de la oficina de libertad condicional es una cachetada a los residentes porque justo en ese lugar donde la quieren trasladar, planean construir un hotel y un centro comercial.
“Aquí nos los queremos. Lo único que harán es atraer a los criminales, ya está visto que el 80% de los que salen de prisión vuelven a reincidir en el delito”, dijo.
El condado de Los Ángeles quiere contar con un lugar más espacioso para manejar el flujo de exconvictos que dejan las prisiones como consecuencia de la ley AB109 que reduce la sobrepoblación presidiaria al liberar a reos que están cerca de cumplir sus condenas, y no cometieron crímenes serios.
“Entendemos las preocupaciones la gente, pero no es el caso, la historia pasada demuestra que cuando ponemos un agente de libertad condicional , el crimen baja, porque les damos servicios para rehabilitarlos”, dijo Bobby Rene Entzminger, director del Departamento de Libertad Condicional del condado.
De acuerdo a Entzminger, la oficina donde trabajan ahora, dentro del edificio de tribunales en El Monte es muy pequeña.
“Tenemos 55 agentes de libertad condicional que comparten 15 escritorios y sirven a alrededor de 80 expresos por día. Son los mismos que se irían a una oficina más amplia. No tenemos ni estacionamiento para los clientes”, señaló.
Las nuevas oficinas a las que se quieren mudar están en el 9349 de la avenida Telstar y en el 3375 de la avenida Río Hondo. El plan es ofrecerles a los exreos más servicios para que puedan estar mejor preparados para reintegrarse a la sociedad y no volver a delinquir.
“Estoy a favor, porque si no apoyamos con guía y herramientas a la gente que sale de la cárcel, van a volver a repetir el mismo patrón”, dijo Nataly Venegas quien reveló que ella misma estuvo encarcelada y por mucho tiempo volvía a entrar y salir, por falta de empleo, drogas, y el mismo ambiente.
“Hasta que tuve los recursos, cambié”, comentó. “Yo entiendo el temor, pero los vecinos tienen que pensar en las soluciones, y una de ellas es contar con una oficina de libertad condicional con más recursos para ayudar a los exconvictos a rehabilitarse y sanar”, observó.

Hilda Solís a favor

La supervisora Hilda Solís quien ha vivido en la comunidad de El Monte por más de 30 años dijo que la oficina de libertad condicional (Probation en inglés) ha funcionado de manera segura, sin incidentes.
“Su presencia juega un papel muy importante en la seguridad pública al supervisar a personas que han cumplido su deuda con la sociedad y ayudarles a vivir una vida productiva”, sostuvo.
Hizo ver que algunos de los empleados que trabajan en la oficina, también viven en El Monte, así como muchos de los que se reportan con ellos. “Son nuestros vecinos y familiares”, precisó.
Y aclaró que no es un proyecto nuevo, sino una mudanza del mismo personal a otra oficina un poco más grande. “He escuchado las dudas y preocupaciones. Yo apoyo la mudanza. porque será beneficiosa para todos pero respetaré sin duda la decisión que sea tomada por el Concejo de la Ciudad de El Monte, cualquiera que sea”, puntualizó.

3375 Rio Hondo