Estos inmigrantes pagan impuestos

Esta proyección deja sin piso el argumento de la demanda presentada en Texas por 26 Estados de la Unión
Estos inmigrantes pagan impuestos
Con una refoma migratoria integral aumentaría el pago de impuestos.

En toda discusión en materia migratoria uno de los argumentos más repetidos por quienes gritan y lloran por deportaciones masivas es “los ilegales no pagan taxes y reciben más beneficios que los propios estadounidenses”.

Ambos conceptos son simples mitos. Con respecto del segundo es necesario aclarar que los únicos beneficios que reciben los inmigrantes no autorizados son educación primaria gratuita y servicios médicos de emergencia.
Con respecto del primero, un reciente reporte del Instituto de Políticas Impositivas y Económicas denominado “Contribuciones estatales y locales de los inmigrantes indocumentados”, señala que a nivel estatal, los inmigrantes no autorizados pagaron 11,800 millones de dólares en el 2012.
Pero eso no es lo más relevante del estudio, de hecho, el aspecto más importante que revela este reporte es que de implementarse las medidas de alivio migratorio del Ejecutivo, cuya puesta en marcha se encuentra detenida por la prohibición de un juez federal de Texas, el pago de impuestos estatales y locales, de parte de los inmigrantes no autorizados aumentarían en otros 845 millones de dólares.
Esta proyección deja sin piso el argumento de la demanda presentada en Texas por 26 Estados de la Unión que aseguran que la implementación de DACA y DAPA les acarrearía un perjuicio económico.
La proyección además es que de aprobarse una reforma migratoria integral que legalice a todos o a la mayoría de los once millones de inmigrantes no autorizados, el pago de impuestos estatales y locales aumentaría hasta en 2,200 millones de dólares.
El pago actual que realizan los inmigrantes no autorizados corresponden en promedio al 8% de sus ingresos y la expectativa es que con una legalización este monto llegaría al 8.7%, igualando al monto promedio nacional de todos los estadounidenses.
Es decir que la implementación de medidas parciales como la extensión de DACA, y DAPA serían de beneficio para las economías estatales y locales; y, una legalización general mucho más, de acuerdo a los números que maneja el Instituto de Políticas Impositivas y Económicas.
¿Qué detiene entonces a la reforma migratoria integral?
Lo mismo que tiene paralizado al país desde hace mucho tiempo, la politiquería. La incapacidad de los líderes de ambos partidos de mirar al futuro con espíritu de unidad y de bienestar común; y la necesidad del liderazgo republicano de responder a los ánimos anti inmigrantes de una base retrógrada, nativista y xenófoba que detesta ver como los colores del país están cambiando, y que prefieren dispararse en propio pie e intentar detener una realidad demográfica que ya no tiene vuelta atrás.