Le llegó la hora de la verdad al matrimonio gay

La Corte Suprema escucha hoy los argumentos para determinar si en todos los 50 estados se permite casarse a personas del mismo sexo

 

La Corte Suprema de Estados Unidos escuchará hoy martes los argumentos en la batalla legal sobre el matrimonio entre parejas del mismo sexo, un caso esperado por mucho tiempo para evaluar la constitucionalidad de las leyes que establecen que solo un hombre y una mujer se pueden casar.

Este es un caso extraorinario que podría convertirse en histórico si el máximo tribunal determina que los 50 estados de la nación deben aceptar el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Los jueces escucharán durante 2 horas y media los argumentos de los activistas por el matrimonio homosexual Douglas Hallward-Driemeier, Mary Bonauto y el Procurador General de Estados Unidos Donald Verrilli. Frente a la corte también estarán John Bursch y Joseph Whale, quienes defenderán la prohibición de parte de los estados para prohibir tales uniones. Se espera que la Corte emita su fallo en junio.

En total son 12 parejas y dos viudos los demandantes. Entre ellos hay doctores, abogados, enfermeros, maestros y un sargento del Ejército. La mayoría de ellos tienen hijos, algunos propios y otros adoptados.

Los cuatro estados con casos pendientes sobre la igualdad en el matrimonio ante la Corte Suprema han presentado documentos por escrito abiertos con argumentos para respaldar sus posiciones y, hoy martes, los demandantes responderán de manera oral.

Kentucky, por ejemplo, sostiene que la prohibición del matrimonio gay alienta a los heterosexuales a formar familias más sólidas”.

Los demandantes de Ohio rechazan el argumento de Ohio de que prohibir el matrimonio gay “llevará a familias estables y evitará que los hijos crezcan en hogares inestables”.

El número de estados que permiten el matrimonio entre personas del mismo sexo ha crecido rápidamente. En octubre pasado, poco más de un tercio de los estados permitía el matrimonio entre personas del mismo sexo. Ahora, las parejas del mismo sexo pueden contraer matrimonio en los 36 estados y el Distrito de Columbia.

Los casos ante la Corte provienen de Kentucky, Michigan, Ohio y Tennessee, todos los cuales tenían sus prohibiciones matrimoniales confirmadas por el tribunal federal de apelaciones en Cincinnati en noviembre. Ese tribunal de apelaciones es el único que ha fallado a favor de los estados.

Más de 40 abogados han trabajaron para preparar los casos de las parejas del mismo sexo provenientes de Ohio, Kentucky, Michigan y Tennessee, que han sido consolidados para ser presentados ante la Corte Suprema.

El caso consolidado, ‘Obergefell vs Hodges’ se centra en torno a Jim Obergefell, de 48 años de Cincinnati, Ohio. Obergefell y su novio John Arthur comenzaron a salir en 1993. La pareja quiso casarse por varios años pero quería que fuera legal y no simplemente simbólico. En 2011 Arthur fue diagnosticado con ELA, o la ‘enfermedad de Lou Gehrig’, dos años antes de que la Corte Suprema permitiera al gobierno federal reconocer matrimonios de parejas del mismo sexo en estados que lo permiten.

La pareja se casó en Maryland porque Ohio no reconoce los matrimonios homosexuales y, ante la posibilidad de que Arthur falleciera en poco tiempo, emitieron una demanda para que su matrimonio fuera reconocido en el certificado de su muerte. Un juez federal sentenció a favor de la pareja pero el estado de Ohio apeló y ganó la decisión, la cual fue llevada a la Corte Suprema. Arthur murió antes de conocer los resultados de su demanda.

 

 

 

Alrededor de la web