Volvió el mejor Williams para liderar la victoria de Nets frente a Hawks

El armador resurgió con 35 puntos y Brooklyn empata la serie 2-2
Volvió el mejor Williams para liderar la victoria de Nets frente a Hawks
Deron Williams (i) de los Nets intenta un lanzamiento ante Paul Millsap. Foto:EFE

BROOKLYN, NY – Deron Williams es un tipo con orgullo. Tres veces All Star. Dos veces medalla de oro olímpica. D-W es el jugador alrededor del cual se planificó la plantilla más cara de la NBA cuando los Nets decidieron saltar el Hudson y pasar de Nueva Jersey a Brooklyn.

Pero D-W lleva varias temporadas irregulares, lastrado por las lesiones. Por eso, cuando en el segundo y tercer partidos de esta serie contra Atlanta metió sólo 2 tiros de campo de 15 intentos, muchos le dieron por acabado, especialmente la prensa, con la que Williams no habló los últimos días.

Esta noche respondió en la cancha: 35 puntos, 7 asistencias, 5 rebotes, 3 robos de balón y sólo 2 perdidas para liderar a Brooklyn a la victoria 115 – 120 en el tiempo extra sobre los Hawks y empatar así la serie 2-2, que vuelve ahora a Atlanta.

“Fue un gran partido para nosotros”, comentó Williams. “Definitivamente uno de mis mejores partidos esta temporada y uno de los mejores como jugador de los Nets”.

Partido de infarto

“¡Qué partido! Para mí esto es lo de lo que se trata este juego”, exclamó Lionel Hollins, técnico de los Nets, en la rueda de prensa posterior. “Estoy seguro de que a todo el mundo hoy aquí le mereció la pena haber pagado su ticket”.
Atlanta saltó a la pista con la lección aprendida del choque anterior: por mucho que tengan el mejor récord de la Conferencia Este, no iban a ganar fácilmente en Brooklyn sin desplegar su mejor juego. Sabían que el sábado habían dado vida a los Nets dejándoles ganar el tercer partido, y que el cuarto era clave si no querían que la serie se les complicase muchísimo.

Así, los Hawks trataron de imprimir un ritmo infernal, saliendo en contraataque siempre que podían y moviendo el balón con rapidez y precisión en los ataques estáticos, con cortes en la zona constantes que les permitieron canastas fáciles.

Mientras, Brooklyn compensaba con la efectividad en el tiro de Brook López (26 puntos y 10 rebotes) y, sorprendentemente, de Williams, que en los dos partidos anteriores había anotado 2 de 15 intentos de tiros de campo. Esta noche ya llevaba 11 puntos al final del primer cuarto, que terminó 25-24 para los locales.

“Definitivamente ayuda meter el primer par de tiros”, comentó Williams.

Brooklyn descansó menos a los titulares en el segundo cuarto de lo que acostumbra, quizá temeroso de que se repitiera lo ocurrido en el partido anterior, cuando perdieron toda la ventaja en esos minutos. Aún así, Atlanta se fue haciendo poco a poco con el partido y se fue al descanso con ventaja, 45-51.

El tercer cuarto pareció la tumba para Brooklyn, que una y otra vez permitía a los Hawks agarrar rebotes en ataque y anotar sin oposición ante la desesperación del público, que veía cómo su equipo llegaba a perder por 12 puntos cuando se acercaban los minutos decisivos.

Entonces llegó el momento genial del técnico de Brooklyn, que sacó un cinco de “bajitos” y comenzó a jugar sin centros ni aleros altos, abriendo el campo y buscando el tiro exterior.

“Estábamos 12 abajo, Brook estaba cansado… necesitábamos algo. A veces el instinto te dice ‘Qué más puedes hacer‘”, explicó Hollins.

Triple de D-W, triple de Boggie, triple de AA… los gritos eran ensordecedores en el Barclays Center tras la serie de Deron Williams, Bojan Bogdanovic (15 pt) y Alan Anderson (11 pt). Brooklyn acababa de empatar a 85 un partido que dos minutos antes parecía perdido. Pero aún quedan 9:16 por jugar, un mundo.

A partir de entonces se vivió un auténtico partido de playoffs. Dos triples seguidos más de Williams, para ponerse 6 arriba. Atlanta que empuja de vuelta… El tiempo regular terminó con empate a 104.

La prórroga, con López de vuelta a la cancha, pudo caer de cualquier lado. Pero Atlanta falló más triples de lo que acostumbra y Williams siguió dominando el juego.

Kyle Korver, el tirador con mejor porcentaje de triples de la liga, llegó a fallar tres consecutivos con los que pudo empatar en los momentos finales. Antiguo compañero de Williams, no dudó en alabar a su rival.

“Jugó enorme. Yo jugué con Deron en Utah unos años y éste es el Deron que recuerdo. Esto es de lo que él es capaz. Metió algunos tiros increíbles”.

Una serie a tres partidos

Con 2-2, el quinto partido se jugará en Atlanta el miércoles. Los Nets van con la moral más alta que nunca y con el equipo unido alrededor de Williams.

“El vestuario se siente bien ahora”, aseguró el armador. “Hemos logrado esa unión los dos últimos dos meses. Nos llevó más de lo esperado, pero lo logramos”.

Con un Williams como el de esta noche, los Nets podrían dar la sorpresa de la primera ronda de playoffs. El quinto partido es clave. Su ganador se suele llevar la mayoría de las series empatadas a 2.

“Necesito jugar agresivo como hoy”, comentó Williams.

Quienes auguraban una serie fácil para el campeón del Este ante un equipo que se clasificó para playoffs con récord negativo y casi de rebote el último día de temporada regular estaban equivocados. Como poco veremos dos partidos más, uno en Atlanta y otro en Brooklyn.

“Esto es de lo que tratan los playoffs”, comentó Mike Budenholzer, técnico de los Hawks. “Es 2-2. Son los playoffs. No es la temporada regular”.

?>