Se vienen las marchas del 1 de mayo

Poca afluencia y agendas divergentes han minado efectividad de mensaje proinmigrante

Desde las enormes marchas de 2006, cuando casi un millón de personas marcharon por las calles de Los Ángeles en marchas proinmigrantes el primero de mayo, estas manifestaciones han venido decayendo. Al punto que las realizadas el año pasado convocaron menos de mil participantes cada una.

Sin embargo, los grupos proinmigrantes se aprestan a salir a las calles una vez más mañana viernes, en un día donde abogar por los migrantes se ha vuelto ya una tradición.

“Creemos que la presencia de la comunidad se debe hacer sentir en momentos como este porque, no solamente hay muchas cosas por completar, sino porque si no pedimos justicia. ¿Quién lo va a pedir?”, dijo Jorge Mario Cabrera, portavoz de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes (CHIRLA). “Tenemos que salir en familia a pedir que se respete nuestra dignidad, muestra presencia en Estados Unidos y que se cumpla el mandato del Presidente Obama a aplicar este alivio migratorio”.

Un factor que pudiera estar minando la participación -aparte de no haber un catalizador como una reforma migratoria a la vista o una ley que criminalice a los migrantes- es la división que ha vivido el movimiento proinmigrante, que se refleja en las diferentes marchas que se planean para el primero de mayo, en vez de aliarse para una sola manifestación.

“La invitación a la comunidad es abierta. La que mejor se les acomode a ellos. Lo importante es que participen y que salgan a marchar, ya sea con la de nosotros o en las otras manifestaciones que se están llevando a cabo”, dijo Raúl Murillo, miembro del Consejo de Federaciones Mexicanas (COFEM), la cual pertenece a la Coalición de los Derechos Plenos de los Inmigrantes. La marcha de esta coalición está pactada para comenzar a las 3:00 de la tarde en la esquina del bulevar Olympic y la calle Broadway. CHIRLA y otros grupos, incluyendo a los sindicatos, tienen planeado marchar a partir de las 3:00 p.m. desde Chinatown hasta Grand Park. Y otra más, organizada por la Unión del Barrio, esta prevista para arrancar en el Parque MacArthur a las 4:30 p.m. para terminar frente a las oficinas de la Policía de Los Ángeles.

Además, aunque la petición de una reforma migratoria es común entre estos grupos, también resaltan que las peticiones difieren. CHIRLA y los sindicatos abogan por los derechos laborales, Unión del Barrio por los jóvenes desaparecidos en Ayotzinapa, México y contra la brutalidad policial.

“Hay situaciones específicas en cuanto a las demandas ya que no nosotros estamos pidiendo específicamente por la reforma migratoria. Creemos que los sindicatos integraron otros temas muy importantes y simplemente no concordamos en este año en la organización”, dijo Murillo.

Por su parte, Cabrera señala que la agenda de la marcha que ellos han programado, bajo la Coalición de Los Ángeles Pro May Day, incluye, además de la implementación inmediata de los alivios migratorios DACA y DAPA, el salario mínimo de 15 dólares la hora y la implementación de políticas justas para que la policía no abuse de su cargo al tratar con las comunidades latinas y afroamericanas.

“Somos varias coaliciones y las perspectivas de cómo, cuando, dónde hacer escuchar esa voz cambia dependiendo de las coaliciones”, dijo Cabrera, resaltando que antes se organizaban seis marchas y actualmente serán tres. “A nosotros no nos preocupa que sean tres o 10 marchas. Los que nos preocupa es que cada una de esas actividades cuente con la participación de la comunidad”.