El caso de Gray en manos de la fiscalía

La Policía de Baltimore anticipa el reporte de la investigación interna en medio de masivas protestas

En medio de las protestas y consignias exigiendo justicia, la Policía de Baltimore completó la investigación de la muerte de Freddie Gray y entregó sus conclusiones a la fiscalía estatal, un día antes del plazo que se había autoimpuesto, afirmó el jefe policial ayer por la mañana.

Las autoridades han dicho que el procurador general revisará la información y decidirá si corresponde formular cargos en el caso de Gray, que fue detenido el 12 de abril y sufrió lesiones en la columna vertebral cuando estaba en manos de la policía y murió una semana después.

El jefe de la Policía de Baltimore, Anthony Batts, no dio detalles del informe ni aceptó preguntas durante la conferencia de prensa en la que hizo el anuncio, indicando que el departamento dedicó más de 30 detectives a trabajar en el caso y en el informe.

“Comprendo la frustración, comprendo el sentido de urgencia”, dijo. “Es por eso que hemos terminado un día antes”.

Inicialmente la Batts había prometido entregar el reporte este viernes. Ayer indicó que la policía seguirá trabajando en el caso bajo la dirección del procurador general del estado.

El subjefe de policía Kevin Davis revisó los detalles del caso. Gray fue arrestado después que vio a los policías y salió corriendo. Después de una persecución, los agentes lo derribaron y lo esposaron, para después colocarlo en un furgón y le pusieron grilletes en los pies cuando, según los policías, se puso furioso.

Davis dijo el jueves que la policía detectó una nueva parada que hizo el vehículo que llevaba a Gray, pero no dijo qué ocurrió.

Gray ?se autolesionó?

 

De acuerdo a una publicación del periódico estadounidense “The Washington Post”, el joven afroamericano se autolesionó en la furgoneta donde fue trasladado tras su detención, pegándose por su propia voluntad contra las paredes de la unidad, según habría revelado un testigo que estaba cerca de Gray, aunque separado por un tabique de metal.

El joven afroamericano, de 25 años llegó inconsciente la estación policial y con una lesión en la columna.
Su muerte se registró una semana después, lo que ha desatado disturbios en Baltimore, dejando un saldo de decenas de heridos y detenidos.
Los manifestantes responsabilizan de su muerte a los agentes policiales que lo detuvieron.
Las protestas no solamente se han registrado en Baltimore, Maryland, también se han extendido a Washington , Boston Seattle y Nueva York donde fueron detenidos unos 100 manifestantes, sino que también han incluido a individuos de otras razas más allá de los afroamericanos.

Baltimore se ha convertido en el último epicentro de las protestas contra la brutalidad policial en EEUU tras la muerte de Gray cuando se encontraba bajo custodia policial. Tras su entierro el pasado lunes, las protestas pacíficas desembocaron en una oleada de violencia que se saldó con una veintena de agentes de policía heridos y múltiples destrozos materiales y forzó a las autoridades a decretar el estado de emergencia y toque de queda para cada día durante la próxima semana.

 

Sidebar

“Me arrepiendo de haber ido”
Detrás de la máscara y debajo del buzo con capucha negro estaba Michael Singleton. Este es el nombre del adolescente de 16 años que protagoniza el video viral de las protestas contra el racismo en Baltimore junto a su madre, quien fue a buscarlo y lo obligó a volverse a su casa con ella. Toda esta situación lo hizo recapacitar.

En su primera entrevista en televisión, el joven dijo que estaba arrepentido de haber ido a la manifestación y que no volvería a ir, aunque si lo hiciese, lo haría “de manera positiva”, es decir, no para arrojarle piedras a la policía como el pasado lunes.

El lunes por la mañana, cuando comenzó a rumorearse que habría una protesta en un shopping de Baltimore, Michael le dijo a su madre que él no iría.

Sin embargo, cuando vio que sus amigos fueron, él no se quiso quedar afuera. “Tengo un par de amigos que fueron golpeados por la policía, matados por la policía. Así que pensé que tenía que ir a mostrar mis respetos”, le contó Gray al periodista de la CNN Anderson Cooper.

En la protesta, cuando escuchó una voz femenina que le gritaba “¡Bajá ese ladrillo!”, se dio cuenta que su madre lo había ido a buscar. Después de eso, “fue la Tercera Guerra Mundial”, dijo el joven, el único varón entre los seis hijos de Toya Graham, actualmente soltera y desempleada.

Al ver a su madre, Michael dijo que estuvo “un poco avergonzado” pero que después entendió los motivos de su progenitora. “Llegamos a casa y me dijo que lo hizo porque se preocupa por mí y que no lo hizo para avergonzarme sino para cuidarme”, dijo el estudiante, con Graham a su lado. “Ella no quería que [yo] fuera Freddie Gray o cualquier otro que es asesinado por la policía”, agregó.
“Al principio era más «No me importa la ley, la policía», pero cuando mi mamá me habló de eso, me preguntó «¿Qué te hicieron? ¿Alguna vez te lastimaron?» «No, no me lastimaron a mí, pero a mis amigos…»”, recordó Michael.

“Me arrepiento un poco… Me arrepiento de haber ido ahí y meterme en esta situación cuando se suponía que debía estar en casa”, dijo. “No creo que vaya de nuevo si hay nuevas protestas”, agregó, pero reparó: “Si alguna vez volviera a ir, lo haría de una manera positiva”.

Mientras tanto, su madre explicó por qué estaba preocupada. “Es que la vida que llevamos acá… Si sales de esa puerta, no sabe si vuelves a entrar o no”, expresó.

Además, recordó el momento en que vio a su hijo en la protesta cuando fue especialmente a buscarlo. “Me di vuelta en un momento y estaba enfrente de la calle. Tenía una máscara, un buzo con capucha, y un ladrillo en su mano. Identifiqué sus pantalones y después me hizo contacto visual. En ese momento le dije «¡Bajá el ladrillo, bajá el ladrillo». Y perdí el control en ese momento. Estaba muy enojada porque él había tomado la decisión de hacerle algún daño a los policías”, dijo.

“No me preocupé por avergonzarlo, él se estaba avergonzando a sí mismo con todo lo que estaba haciendo. Y en un punto le pregunte «¿Por qué te escondes detrás de la máscara? Si te crees lo suficientemente valiente para hacer esto, muestra la cara»”.

El video de Graham y su hijo se hizo viral en la red pocas horas después de las violentas protestas en Baltimore y en las redes sociales incluso comenzaron a llamarla “madre del año”.