Editorial: Entre la migración y el trabajo

Es muy difícil disociar la condición del trabajador de la situación migratoria dentro de la comunidad latina
Editorial: Entre la migración y el trabajo
Trabajadores de la construcción en Brooklyn, NYC.

El primero de mayo en Estados Unidos es una fecha especial para los trabajadores inmigrantes, que entremezclan la tradición de celebrar el Día Internacional del Trabajo con la causa de la regularización migratoria de los indocumentados. Este año es especial, ya que tanto la valorización del trabajo como la protección de millones de trabajadores contra la deportación son temas centrales del debate político actual. 

Esta fecha se convirtió en una celebracion laboral debido a la Masacre de Haymarket en Chicago en donde murieron trabajadores el 4 de mayo 1886. El presidente Glover Cleveland rechazó la idea de hacer la celebración laboral el 1ro. de mayo por su cercanía a la fecha de la masacre, optando al año siguiente por la fecha de septiembre que se celebra ahora. Así fue que el 1ero. de mayo, que era recordado en Estados Unidos por una minoría calificada de anarquista y extrema izquierda, dio paso a los inmigrantes para exigir el principal derecho del trabajador: el de laborar con la tranquilidad de que no será expulsado del país. 

Es muy difícil disociar la condición del trabajador de la situación migratoria dentro de la comunidad latina. 

El trabajador migrante es el más vulnerable en un sistema en donde se ha ido devaluando el aporte del sector laboral muy por debajo del sector ejecutivo, lo que significa una redistribución de ingresos y ganancias en una empresa, que a lo largo de las décadas se ha ido volcando en contra del trabajador. De ahí el gravísimo problema de un salario mínimo con un poder adquisitivo menor que antes, que no saca de la pobreza al trabajador. Este es un tema crucial para el trabajador, como para la economía que necesita su poder de compra. 

El trabajador migrante, por su condición de indocumentado, también se lo encuentra en las labores más peligrosas y más duras desde la construcción hasta el campo. En muchos casos sin las reservas debidas de la ley.  DAPA, a  falta de una reforma integral, es una protección para estos trabajadores que hoy tambalea bajo las presiones políticas. 

El 1ro. de mayo en Estados Unidos es la fecha para abogar para que los trabajadores vivan con la tranquilidad de no ser deportados y que no serán víctimas de empleadores que se aprovechan de su falta de documentos.