Inmigrantes con título universitario y sin poder ejercer en EEUU

"Es muy duro darse cuenta que aquí uno no es nada", dice la cirujana Karina Tejeda
Inmigrantes con título universitario y sin poder ejercer en EEUU

Karina Tejeda era médico cirujano con especialidad en medicina familiar y trabajaba en el Hospital Civil de Guadalajara cuando una de sus pacientes le presentó a su hijo que vivía en Los Ángeles. Se enamoraron y la doctora Tejeda se casó y dejó su país y su carrera para venir a los Estados Unidos hace tres años.

Lo que nunca pensó es que en la urbe angelina ya no sería la respetada doctora Tejeda y tendría que empezar de cero.

“Es muy duro darse cuenta que aquí uno no es nada, y que no puede trabajar en la profesión en la que invirtió ocho años de preparación, después de la secundaria”, platica.

Karina Tejeda no está sola. En el estudio “Progreso Desigual del Centro Nacional de Políticas de Integración del Inmigrante”, más de 1.3 millones de inmigrantes con educación universitaria laboran en empleos ajenos a su profesión, tales como lavaplatos, guardias de seguridad, y taxistas. Esto es algo que para muchos expertos representa una seria pérdida de capital humano.

Inmigrantes como Karina Tejeda no saben siquiera qué camino tomar para que sus conocimientos y capacidades no se desperdicien.

“Me ha costado mucho trabajo encontrar información que me guíe. Hay además poca solidaridad y apoyo entre nosotros los latinos. Y si me desanimo pero todo se puede y mi meta es ser un día aquí doctora sobre todo porque hay muchos latinos y una gran escasez de médicos que hablan español y conocen la cultura latina”, comenta.

Con la guía de la organización Consorcio de Médicos de América Latina (Cophyla) tradujo y revalidó sus estudios. Y se puso a estudiar inglés.

Pero la realidad, insiste en que hace falta mucha información y más orientación para los inmigrantes que llegan con un título de médico, ingenieros, abogados, a Estados Unidos.

“Trabajé en una clínica comunitaria de asistente médico y me recomendaron primero graduarme de asistente del médico, y pasar varios exámenes. A veces me desespero porque el proceso es muy largo”, confiesa Karina, quien es madre de dos hijos.  Y aunque su esposo la apoya económicamente, obtiene ingresos adicionales con un empleo de niñera en su propia casa.

Una inmigrante se da por vencida

CLAUDIA MAKITA
Ante su impotencia por no poder ejercer su profesión de dentista, claudia Makita se ha dedicado a acumular certificaciones.
 

Claudia Makita, una inmigrante de Ciudad Juárez, ha luchado contra viento y marea por ejercer como dentista. Pero a esta residente de South Gate se le fueron dos décadas en ese intento.

“Lo que me más me gustaría es abrir un consultorio dental y administrarlo, aunque tenga que contratar a un dentista”, platica.

Makita dice que se le dificultó mucho ir a la universidad de nuevo para convertirse en dentista en este país, por estar ocupada en la crianza de los hijos.

“Eran mis hijos o yo. Ahora ya cumplí 48 años y siento que ya es muy tarde para volver a la universidad”, dice con toda franqueza. “No debemos olvidar que aquí las universidades son carísimas, estamos hablando de hasta 100,000 dólares por año. Es muy difícil”, externa.

Además, asegura que también existe el factor discriminación.

“La verdad, las mesas directivas de las universidades son blancos y casi no escogen a latinos”, se lamentó.

Ante su impotencia por no poder ejercer, Makita se ha dedicado a acumular certificaciones: asistente de cirugía, control de infecciones y rayos x dentales. Por ahora, trabaja en una compañía que vende programas para preparar a los niños latinos para ir a la universidad. Pero confiesa en estas dos décadas que lleva en el país, ha trabajado en todo: en restaurantes y en la limpieza de casas.

La lucha de Cophyla

Ante los dificultades que vio por parte de los profesionales que llegan de otros países para trabajar en sus áreas de especialidad, el doctor Rolando Castillo fundó en 1990 el Consorcio de Médicos de Latinoamérica (Cophyla) para ayudarlos a entrenarse y que pueden practicar sus profesiones en Estados Unidos.

“Hay además una gran carencia de profesionales médicos que entiendan la cultura. En el país, sólo el 4% de todos los médicos y enfermeras son de descendencia latina; y el 6% de dentistas”, señaló Castillo.

“Es muy lamentable que tengan que trabajar de taxistas, jornaleros, cuando por ejemplo hay tanta necesidad de médicos que hablen español”, expuso.

Cophyla, es una organización no lucrativa que ofrece servicios de traducción de estudios, revalidación de estudios, acceso a certificados profesionales por la vía corta, preparación para exámenes de licencias profesionales y los ayuda a insertarse en el sistema de salud, sin importar el estatus migratorio.

Foro de revalidación de títulos y visas para profesionales

Si tienes un título universitario de algún país latinoamericano o te quedaste a medias en tu carrera universitaria en tu país de origen, Carecen, Cophyla y la Universidad de Guadalajara te invitan a un taller donde te hablarán de cuáles son las reglas para las diferentes visas profesionales, los procesos de revalidación, de la ley SB1159 de autoempleo para profesionales, y cómo terminar tu carrera y continuar con una maestría:

Dónde: Carecen Valle de San Fernando, 15435 Rayen Street, North Hills, 91343

Cuándo: sábado 2 de mayo 9:30 a.m.

Para mayores informes puedes llamar a Olga González: al teléfono 310-597-1421 o escribir a olgagg_2@yahoo.com

 

Dónde contactar a Cophyla:

12741 Main st. suite 201, Garden Grove, CA 92840

Teléfonos: 714-318-7262 y 818-480-2523

www.cophyla.net

correos electrónicos: cophylaparaprofesionales@gmail.com, cophyla1990@aol.com