Pacquiao merecía mejor suerte, pero la casa gana

En una pelea cerrada e intensa, Manny conecta los mejores golpes, pero los jueces ven una pelea distinta a favor de Mayweather

Las Vegas_ Bajo enormes abucheos de desaprobación, Floyd Mayweather recibió una decisión unánime tras un combate cerrado, intenso y de calidad contra Manny Pacquiao, para extender su lista de triunfos a 48.

Dos jueces (Glenn Feldman y Burt Clemens) anotaron la llamada “pelea del siglo” por 116-112, lo que supone una ventaja de dos rounds para Mayweather, mientras que el otro juez (Dave Moretti, quien parece tener pacto con Mayweather) vio una pelea muy distinta al anotar un 118-110. Para este juez, Floyd ganó 10 rounds, por dos de Pacquiao. Sencillamente, absurdo.

“Creo que gané la pelea”, dijo Pacquiao con rostro triste en el ring. “me sorprendió mucho la decisión. Lo conecté más que él a mí”.

Pacquiao lució mejor en la parte media del combate, especialmente en el round 4, cuando una potente izquierda mandó a Mayweather contra una esquina e hizo explotar la MGM Grand Arena. El filipino se le fue encima a Mayweather como pocas se habían visto en la carrera de éste y soltó una ráfaga de golpes a la cabeza y al cuerpo.

Con sus brazos sobre el rostro, Mayweather se llevó varios contactos potentes, pero probó que podía aguantar el poder de un hombre más pequeño que ha perdido su poder noqueador desde que subió a divisiones superiores como la de peso welter.

Este redactor anotó la pelea empatada 114-114, pero como ha sucedido otras veces, Mayweather, con su estilo de pelea defensivo y escurridizo, volvió a tener la preferencia de los jueces.

Mayweather en control

En el round 6, Pacquiao volvió a acorralar a Mayweather y soltarle una lluvia de golpes, con Mayweather sangrando de la boca pero sacudiendo la cabeza en señal de que el castigo no le estaba lastimando.

“Money” fue efectivo especialmente con su jab y sus contragolpes –la especialidad de la casa–, que detuvieron a Pacquiao repetidamente a lo largo del pleito. Manny, de hecho, fue mucho más cerebral que lo de costumbre.

La pelea estuvo pareja de principio a fin y fue buena. No se puede decir que los dos mejores peleadores de la pasada década y media no respondieron a la monstruosa expectativa.

El mejor golpe de Mayweather fue un uppercut al principio del round 11. Pacquiao absorbió bien el impacto. Pero para poder ayudarse en las boletas de los jueces, conociendo el historial de jueces favorable para su rival, “Pacman” necesitaba cerrar más fuerte de lo que lo hizo; no tuvo un gran cierre de pelea.

Los dos asaltos finales fueron cerrados, difíciles de anotar, y esos normalmente se los otorgan al peleador que es campeón. En este caso, ambos eran campeones welter, pero Mayweather obtuvo el crédito, como era de esperarse.

“Manny Pacquiao es un gran campeón”, admitió Mayweather, quien dijo que esta pelea no definió su carrera. “Cuando me moví hacia afuera, no pudo conectarme. Manny es muy inusual. Tuve que vigilarlo de cerca”.

Durante la tarde del sábado, Mayweather se hizo más favorito en las apuestas, que cerraron con “Money” en menos -240 (24 dólares para ganar 10) y Pacquiao en +200 ($20 de ganancia por cada 10 apostados). El viernes en la noche los momios eran de -200 para Mayweather y +170 para el filipino.