Pandillas en LA: Los cuernos del Diablo y la MS-13

Varias “clicas” de esta pandilla operan en al menos seis vecindarios de la ciudad de Los Ángeles
Pandillas en LA: Los cuernos del Diablo y la MS-13
En Los Ángeles las principales zonas de influencia de la MS-13 son Rampart, Wilshire, Olympic y Hollywood, donde cuenta con “clicas” o grupos de entre 50 y 100 pandilleros que llevan a cabo extorsiones y controlan la distribución de droga dentro de los vecindarios de Westlake, Pico-Union, Arlington Heights, Koreatown, East Hollywood y Van Nuys.

El índice y el meñique rectos con los dedos medios abrazados por el pulgar es la representación de los cuernos del Diablo, según la creencia popular promovida por el género musical heavy metal.
Y también es una de las señas que con frecuencia suelen hacer los miembros de la Mara Salvatrucha, considerada una de las pandillas más peligrosas del mundo y que tiene sus raíces en Los Ángeles.
Los cuernos del Diablo es un símbolo que los jóvenes del vecindario de Pico-Union retomaron en tatuajes por el fanatismo que le tenían a intérpretes del rock pesado como Ozzy Osbourne, Alice Cooper o Mötley Crüe.
Era la década de los 80 y ese grupo juvenil, que años después se transformaría en una amenaza a la seguridad pública,  se hacía llamar Mara Salvatrucha Stoners.
Además del gusto por el heavy metal, aquellos chavos de greña larga se identificaban por ser inmigrantes salvadoreños y provenir de familias disfuncionales.
Esos miles de jóvenes que huían de la crueldad en El Salvador se aliaron a la pandilla para vivir en la violencia de Los Ángeles.
En las esquinas y en los callejones de Pico-Union encontraron una familia y dieron el “brinco”, el rito de iniciación a la pandilla, se convirtieron en mareros, les salieron los cuernos del Diablo.

La MS-13

A finales de la década de los 90, ya con muchos de sus miembros fundadores en prisión, la Mara Salvatrucha acordó pagar impuesto a La Mafia Mexicana dependiendo de la droga que se distribuyera en el barrio, según cuenta Thomas Ward, antropólogo de la Universidad del Sur de California (USC), quien por muchos años ha estudiado a esta pandilla.
Es cuando surge la MS-13, la Mara Salvatrucha empezó a usar el 13 en sus pintas en referencia a la décimo tercera letra del alfabeto, que es la M y que alude a La Mafia Mexicana o “La Eme”.
“Cualquier pandilla latina del Sur de California que se identifique con el 13, está bajo la protección y el mando de La Mafia Mexicana en las cárceles”, dice Ward.
La Mara Salvatrucha se exportó a El Salvador y Honduras a partir de 1994, cuando el gobierno estadounidense inició un programa de deportación de pandilleros.
La MS-13 es exclusiva del Sur de California, ya que en Centroamérica los mareros no utilizan el número en sus pintas porque no están bajo la influencia de La Eme.
En Los Ángeles las principales zonas de influencia de la MS-13 son Rampart, Wilshire, Olympic y Hollywood, donde cuenta con “clicas” o grupos de entre 50 y 100 pandilleros que llevan a cabo extorsiones y controlan la distribución de droga dentro de los vecindarios de Westlake, Pico-Union, Arlington Heights, Koreatown, East Hollywood y Van Nuys.
Hace un par de años la MS-13 fue blanco de una investigación por parte de la Policía de Los Ángeles (LAPD) que llevó al arresto de 25 de sus integrantes que cobraban cuotas semanales de $30 a $50 dólares a vendedores ambulantes y “loncheras” que operaban en “su territorio”.
Las zonas que consideran su territorio son el sector comprendido entre los bulevares Wilshire y Olympic, de la avenida Western a la calle Grand View, así como el área del bulevar Beverly y las calles Tercera, Alvarado y Hoover.
El rival de antaño ha sido la pandilla de la calle 18, además de otras pandillas vecinas como Rockwood Street, Union Boyz Diablos, Crazy Riders, Burlington Street Locos, Orphans 13, Black Diamonds y Temple Street.

Lee además:

Pandillas en LA: El gran peligro de Ramona Gardens

La Opinión ha preparado una serie de artículos sobre algunas de las pandillas latinas consideradas más problemáticas, así como entrevistas con expandilleros que han visto un futuro más allá del barrio. Esta es la segunda entrega.