Abogado indocumentado obtiene permiso para trabajar

Sergio C. García había solicitado su regularización en el país desde hace más de dos decadas
Abogado indocumentado obtiene permiso para trabajar

Después de una espera de 21 años, Sergio C. García, el primer abogado indocumentado en ser admitido a la Barra de Abogados de California, recibió su permiso de trabajo que le enviaron las autoridades de migración.
Su padre Salvador Covarrubías había solicitado su residencia legal hace más de dos décadas cuando Sergio C. García tenía 17 años. Sergio tiene ahora 38 años.
“El 20 de mayo tengo mi cita para la residencia en Sacramento”, cuenta García quien en enero de 2014, tras una lucha de cinco años logró que la Barra de Abogados le diera una licencia como abogado sin importar su estatus migratorio. Fue el primero en lograrlo en California.
Inspirado en su caso, el propio gobernador Jerry Brown firmó en 2013 una ley propuesta por la bancada latina, que autoriza dar licencias profesionales a los inmigrantes indocumentados que cumplan los requisitos. Eso fue decisivo para que la Corte Suprema de California recomendará a la Barra de Abogados, la admisión de García. El cuerpo colegiado de abogados le había pedido una opinión sobre el caso de García.
“Tengo sentimientos encontrados con este permiso. Estoy feliz por tenerlo, aunque de momento no lo necesito porque tengo mi propia compañía como abogado especializado en accidentes, pero a la vez me siento triste porque en estos momentos hay millones que necesitan este permiso de trabajo más que yo“, dijo. Junto al permiso de trabajo, recibió un permiso para viajar. “Pero no voy a salir hasta no tener la residencia”, comenta.
García de 36 años fue traído por sus padres de Michoacán, México a California a los 17 meses de nacido. Creció al lado de sus seis hermanos en Chico, una pequeña ciudad agrícola al Norte del estado donde actualmente vive con su pareja Amairani Serna. Su padre Salvador, un trabajador del campo y su madre Albertina lo llevaron de regreso a México durante su adolescencia, pero regresaron cuando Sergio tenía 17 años.
Se graduó de la Escuela de Leyes del Norte de California en 2009, y meses después en un primer intento pasó el riguroso examen de la Barra Estatal de Abogados, aunque no logró la licencia hasta el 2014.