Activistas piden libertad para madres en centros de detención

Sin un juicio cercano ni visos de solución a sus casos, centenares de madres centroamericanas celebrarán el “Día de las Madres” en prisión en EEUU
Activistas piden libertad para madres en centros de detención
Shannon Watts, fundadora del grupo "Mothers Demand Action for Gun Sense in America", y la actriz Melissa Joan Hart.
Foto: María Peña

Washington.- Sin un juicio cercano ni visos de solución a sus casos, centenares de madres centroamericanas celebrarán el “Día de las Madres” en prisión en EEUU, pero activistas pro-inmigrantes han lanzado una campaña en internet para su puesta en libertad.

El grupo “Human Rights First” lanzó este lunes una petición por internet para presionar a la Administración Obama a que ponga en libertad a las madres bajo custodia de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE), algunas de las cuales llevan casi un año detenidas a la espera de una audiencia en los tribunales de Inmigración.

“En el Día de las Madres, estas mujeres no están esperando flores ni tarjetas. Solo quieren velar por la seguridad de sus hijos y salir de la cárcel”, aseguró Eleanor Acer, director del programa de protección de refugiados de “Human Rights First”.

Otros activistas también han criticado que la Administración Obama ha solicitado al Congreso $345,3 millones para ampliar los centros de detención para madres con niños pequeños, con la idea de disuadir la emigración ilegal desde Centroamérica.

A raíz de la llegada de más de 60,000 niños centroamericanos no acompañados el año pasado, la Administración Obama comenzó a trasladar a madres y niños pequeños a centros de detención.

Se calcula que desde julio pasado, más de 2,500 inmigrantes indocumentados, en su mayoría mujeres y niños, han sido trasladados a cuatro centros de detención, en Texas y Pensilvania, provocando la repulsa de grupos nacionales e internacionales.

Las autoridades cerraron el centro de detención en Nuevo México pero están ampliando otro en Texas.

Tanto los activistas como varios líderes demócratas del Congreso han criticado la detención prolongada de familias inmigrantes y exigen la búsqueda de soluciones alternativas menos costosas y más “humanitarias”.

Para grupos como “Human Rights First” no es posible que un país que se precia de su democracia esté deteniendo a familias cuyo único crimen ha sido “escapar de la violencia y persecución de algunos de los lugares más peligrosos del planeta”.

Plegarias escuchadas

El pasado 24 de abril, la jueza federal Dolly Gee, en California, determinó que la detención de mujeres y niños que han solicitado asilo en EEUU viola un acuerdo judicial alcanzado en 1997 en el caso “Flores v. Meese”, que prohíbe la detención de menores de edad en instalaciones restrictivas.

El dictamen tentativo de Gee, que aún no entra en vigor, da plazo de 30 días para que los abogados y el gobierno federal logren un acuerdo para poner fin a la detención de familias, según documentos filtrados a la prensa.

De no lograrse un acuerdo, los abogados solicitarán al tribunal un alivio inmediato para las familias afectadas por las detenciones.

Los documentos fueron enviados a los abogados que representan a mujeres y niños en los centros de detención de ICE.

Consultada por este diario, ICE no quiso hacer comentarios sobre casos aún en litigio.

Sin embargo, en el pasado, la agencia ha rechazado los ataques de los activistas por las condiciones en los centros de detención para familias, argumentando que los detenidos tienen acceso a abogados y a cuidado médico, y se operan de forma eficaz y humanitaria.