Cuerpos de madre: hermosos y reales

Los medios promueven figuras post parto que no siempre coinciden con la realidad
Cuerpos de madre: hermosos y reales
En lugar de avergonzarnos por las libras de más, las mujeres debemos sentir orgullo por haber participado en el milagro de la vida.
Foto: Shutterstock

Cada vez que una actriz o modelo se convierte en madre, los medios nos bombardean con imágenes de cómo lograron recuperar su figura en pocos meses.

¿Quién no ha leído – con cierta envidia- entrevistas a celebridades como Jennifer López, Ninel Conde o Beyoncé, en las que las famosas madres describen las milagrosas dietas y ejercicios que las ayudaron a recuperar su figura?

Los que las entrevistas generalmente dejan afuera son algunos detalles como las cirugías estéticas a las que se sometieron después de dar a luz, los chefs personales que les preparan dietas a medida, los entrenadores a domicilio, las niñeras que cuidan a sus hijos mientras ellas ejercitan, el apoyo de las fajas spanx, o los retoques de Photoshop, entre otros.

Cuando algunas madres desprevenidas ven estas entrevistas, pueden llegar a creer que las celebridades son seres superiores al resto de los seres humanos, y se deprimen porque sus cuerpos se resisten a volver a ser lo que eran antes del milagro de la maternidad.

El año pasado, en el programa de televisión de Ellen DeGeneres, la actriz Jennifer Gardner mencionó a los medios que trataban de predecir si su panza, o “baby bump”, era señal de un nuevo embarazo.

“Sí, tengo panza y no, no estoy embarazada”, admitió la madre de tres. La actriz reconoció tener panza de madre,  “porque tuve tres hijos, y no va a desaparecer, así que acostúmbrense”, admitió con valor.

Drew Barrymore fue otra actriz que habló con aceptación de su cuerpo después del parto. En una entrevista en Glamour, la actriz confesó que después de haber dado a luz a dos bebés se sentía como un canguro con una bolsa gigante. “Todo es flojo y raro. Pero si piensas en cuán hermoso es el haber podido hacer niños, te das cuenta de lo que es verdaderamente importante”.

Lamentablemente, la mayoría de las celebridades prefieren hablar de dietas y ejercicios milagrosos, sin darse cuenta del daño que causan en la autoestima de adolescentes, jóvenes y madres deprimidas.

Sin retoques

Bonnie Ratliff es una mamá del sur de California que en 2006 comenzó el blog Forma de Madre, para compartir historias, comentarios y fotos de mamás y sus sentimientos y preocupaciones en torno a los cambios corporales del embarazo.

Según la bloguera, el cuerpo post embarazo es uno de los mayores secretos de nuestra cultura. “Todo lo que vemos son cuerpos femeninos perfectos y retocados, y cuando nos vemos diferentes, nos escondemos por temor a que nos vean. Esto me hace querer llorar”, opinó.

Pero la realidad es que perder las libras no es tan fácil como algunos medios aseguran. La mayoría de las madres deben salir a trabajar, o cuidar a sus otros hijos, no cuentan con entrenadores personales, tiempo para ejercitar o una cocinera que le prepare platos especiales las 24 horas del día.

Según una encuesta realizada a 7,000 madres por babycenter.com, después de uno o dos años de haber dado a luz, el 60% de las mujeres no había logrado perder todas las libras del embarazo. El 43% de las encuestadas admitió haber aumentado más de 35 libras durante la dulce espera. Más allá del número de la balanza, las madres también notaron que les había cambiado la forma del cuerpo. El 86% de las mujeres dijo que su estómago no había vuelto a su estado “normal”.