EEUU: Menor migración se debe más a plan de Centroamérica que a deportaciones

Guía de Regalos

EEUU: Menor migración se debe más a plan de Centroamérica que a deportaciones

El Gobierno opinó hoy que el descenso en el número de inmigrantes centroamericanos que llegan a EEUU se debe, sobre todo, a las medidas que han anunciado los líderes de Centroamérica para afrontar las causas de raíz, y no tanto al aumento de deportaciones desde la frontera sur de México.
El subsecretario de Estado Adjunto para Asuntos Internacionales de Narcóticos y Aplicación de la Ley, Luis E. Arreaga, hizo ese análisis en una conferencia de prensa virtual desde Washington.
Analistas y expertos en migración han señalado en las últimas semanas que las cifras de deportaciones de centroamericanos desde México se han disparado en el último año, y atribuyen a ese fenómeno el descenso en el número de migrantes que llegan a Estados Unidos, en especial de los niños que viajaban solos hasta la frontera.
Preguntado al respecto, Arreaga reconoció que hay “opiniones distintas” sobre las causas del descenso de la migración que se ha registrado desde el verano pasado, cuando miles de niños y familias, en su mayoría procedentes de Honduras, Guatemala y El Salvador, llegaron a la frontera de EEUU.
“Ha habido un descenso del número de migrantes. Pensamos que parte de la razón es que hay una información más fidedigna sobre nuestra política migratoria. El año pasado se había dado la información de que era muy fácil llegar a Estados Unidos, de que una vez llegabas estabas protegido”, señaló Arreaga.
“Ahora ha habido una campaña de información, y creo que también la idea de que Estados Unidos y los países del triángulo norte van a trabajar juntos para abordar el tema de forma integral ha dado un poco de esperanza, y de hecho los Gobiernos de la región han tomado medidas para abordar estos temas”, añadió el funcionario.
Los presidentes de Guatemala, Honduras y El Salvador presentaron a finales del año pasado un Plan de la Alianza para la Prosperidad con el que buscan afrontar las causas de raíz que generan la migración, y el Gobierno de Barack Obama ha solicitado al Congreso $1,000 millones para apoyar esa estrategia.
La migración hacia Estados Unidos en los tres países del triángulo norte se ha reducido considerablemente desde la crisis humanitaria del año pasado, pero varios análisis apuntan a que ese descenso no se debe a que sean menos los que emprenden el viaje.
Según un análisis de cifras oficiales mexicanas y estadounidenses divulgado la semana pasada por el centro de investigaciones Pew de Washington, las autoridades de México han deportado en los últimos meses a una cifra “récord” de niños centroamericanos que llegaban a la frontera sur mexicana en su viaje hacia Estados Unidos.
En los primeros cinco meses de este año fiscal (desde octubre de 2014 a marzo pasado), México deportó a 3,819 menores centroamericanos no acompañados, un 56 % más que en el mismo periodo un año anterior, de acuerdo con Pew.
En el mismo periodo, Estados Unidos detuvo en su frontera sur a 12,509 niños que viajaban solos, casi la mitad de los que llegaron en el mismo plazo del anterior año fiscal, cuando eran 21, 403.
Según el centro Pew, últimamente ha aumentado el número de niños guatemaltecos que han llegado a la frontera estadounidense: en los cinco primeros meses de este año fiscal supusieron más de un tercio (un 35%) de los menores solos, mientras que durante la crisis del verano pasado eran un 25 % del total.
Los niños hondureños, que en verano pasado suponían un 27 % del total de los migrantes detenidos en Estados Unidos, son ahora solo un 9 %; mientras que los salvadoreños antes eran un 24 % y actualmente son un 18 %.
En 2014, las autoridades migratorias mexicanas deportaron a un total de 107,199 centroamericanos que estaban indocumentados en su país y que buscaban alcanzar Estados Unidos, según informó en diciembre la Dirección General de Migración (DGM) guatemalteca.
Esa cifra supone un aumento del 32,18 % respecto al mismo periodo del año anterior, cuando fueron deportados 72,692 migrantes.