El arte de resolver conflictos

Problemas existen en todas las relaciones, el secreto es saber cómo resolverlos
El arte de resolver conflictos
Antes de que las emociones se intensifiquen, es fundamental identificar la raíz del desacuerdo, y evitar que las percepciones personales de ambas partes interfieran en la resolución del conflicto.
Foto: Shutterstock

En cualquier tipo de relación, ya sea amistosa, sentimental o de trabajo, siempre existe la posibilidad de que surjan conflictos entre sus miembros. Incluso en las relaciones mejores intencionadas pueden originarse malos entendidos y desacuerdos en la manera de ver las cosas, lo que a su vez provoca discusiones y peleas.

Ali Soleymaniha, consultor y experto en estrategias y resolución de conflictos, de Toronto, Ontario, asegura que no es la ausencia de conflictos lo que caracteriza a las relaciones exitosas, sino la manera de resolverlos. El autor de Embrace Happiness: The Art of Conflict Management (www.embrace-happiness.com) destacó el rol de la percepción de cada uno sobre una determinada situación.

“Cada persona experimenta el mundo a su manera. Ante cada circunstancia, diferentes personas perciben diferentes realidades. Estas diferencias son la raíz principal de los conflictos”, señaló. “Discutimos basados en lo que escuchamos e interpretamos, incluso cuando la otra persona estaba tratando de decir otra cosa”, advirtió.

Otro punto importante en la resolución de conflictos es asegurarse de que todos están hablando del mismo asunto. “Es importante reconocer cuál es la raíz del desacuerdo, antes de que las emociones se intensifiquen”, advirtió el autor.  Soleymaniha recordó que la felicidad no es una meta o un destino donde no existen los problemas, sino la expedición diaria de opciones  y la manera de resolver los obstáculos que se nos presentan.

Discusiones armoniosas

Soleymaniha ofeció seis reglas para resolver los conflictos de manera armoniosa.

1. Siempre empieza y termina la conversación recordando y afirmándole a la otra persona que realmente te preocupas por ella.
2. Sé abierta a la posibilidad de que hayas sido tú la que cometió un error, incluso cuando creas que no. Considera los argumentos de la otra persona
3. No generalices el comportamiento de la persona con la que tienes el conflicto.
4. Cuando surge una pelea, trata de ser siempre la primera en pedir perdón.
5. Concéntrate más en descubrir cuál es la verdad, que en quién tiene la razón.
6. Recuerda que la otra persona también está interesada en reconciliar la relación.

Mitos y realidades

El experto desmitificó ciertas creencias que no son ciertas y que pueden obstaculizar la resolución de conflictos.

Mito: Cuando estamos rodeados de amigos, no tenemos conflictos.
Verdad: Por el contrario, los conflictos existen con más frecuencia entre amigos y colegas que entre personas extrañas.

Mito: Para poder resolver un problema, deben eliminarse todas las diferencias que existen entre las partes en cuestión.
Verdad: Los seres humanos somos diversos por naturaleza y es imposible eliminar todas las diferencias que existen entre dos personas.

Mito: Para que un equipo pueda trabajar de manera eficiente, todos deben ser buenos amigos.
Verdad: Para que un equipo de trabajo sea eficiente, se debe elegir a sus miembros basándose en su experiencia, calificaciones y conocimiento. Todos los miembros son necesarios para alcanzar una meta, y mientras que cada uno haga el trabajo que le corresponde, nadie debería ser excluido del equipo, como resultado de un conflicto.

Mito: La ira y el enojo son los signos principales de un conflicto
Verdad: La furia es sólo una de las muchas emociones que surgen como síntomas de un conflicto. Otras emociones que caracterizan las relaciones enfrentadas son la tristeza, el aburrimiento y el miedo, entre otras.