‘En realidad no me duele la cabeza, simplemente no me gusta’

Las personas que no sienten atracción sexual consideran su orientación tan válida como la de los heterosexuales o LGBT
‘En realidad no me duele la cabeza, simplemente no me gusta’
‘Te dije que no tengo ganas’. Todos los días salen nuevos artículos y programas de TV con consejos para aumentar la libido, como si el no sentir atracción sexual fuese un síntoma inequívoco de alguna enfermedad incurable.
Foto: Shutterstock

El dolor de cabeza y el cansancio son dos de las excusas que más usamos en esos momentos cuando cualquier actividad, incluyendo lavar los platos o arreglar el cajón de las medias, nos parece más atractiva que tener sexo con nuestra pareja.

La falta de entusiasmo sexual se puede deber a múltiples factores, desde cansancio y estrés, pasando por problemas emocionales y de pareja, hasta dolores de cabeza reales y otros problemas físicos. Pero también hay momentos en los que no existe ningún problema y que una persona simplemente no siente el deseo de tener un encuentro sexual.

Al vivir inmersas en una cultura en la que el sexo ocupa un lugar tan preponderante, se hace difícil admitir cuando no tenemos ganas. Existen innumerables libros y artículos de expertos que nos dan consejos para aumentar la libido, como si el no sentir atracción sexual fuese un síntoma inequívoco de alguna enfermedad incurable. Pero para algunas personas, la falta de atracción sexual no es una cuestión temporaria que pueda revertirse con consejos expertos, sino una modalidad permanente, que no les impide ser felices.

¿Y qué, si no tengo ganas?

La Red de Visibilidad y Educación sobre la Asexualidad o AVEN (www.asexuality.org), es una comunidad de personas asexuales que busca debatir y concientizar a otros sobre el tema. Según AVEN, la asexualidad es una orientación, como lo es el ser heterosexual u homosexual, y no una elección personal como lo es el celibato.

“La sociedad ha normalizado ciertos niveles de deseo sexual, mientras que ha convertido a otros en patología. Es el modelo social el que está roto, no los asexuales”, opinó la doctora Karli Cerankowsky, Profesora de la Universidad de Standford y experta en el tema. (news.stanford.edu) “Si podemos reconocer la diversidad de la sexualidad humana, también deberíamos poder entender que hay personas que simplemente no sienten atracción sexual, tienen menos deseos y menos encuentros sexuales, y esto no implica que tengan un problema”, indicó Cerankowski.

Basada en sus investigaciones, la académica explicó que algunas personas pueden obtener la misma alegría y gratificación con otras actividades que no incluyan sexo. Cerankowski y su coeditora Megan Milks, publicaron recientemente Asexualities: Feminist and Queer Perspectives, una colección de ensayos sobre el tema y el segundo libro que se ha escrito hasta ahora sobre la asexualidad.

“Le damos prioridad al placer sexual, pero existen otras maneras como la gente experimenta placer intenso, como por ejemplo escuchando música”, señaló.

Características asexuales

Según AVEN, las personas asexuales tienen las mismas necesidades emocionales que cualquier otra. Tanto las relaciones sexuales como asexuales se basan en la buena comunicación, la confianza mutua y la intimidad de la pareja.

Atracción. Las personas asexuales pueden sentir atracción por otra persona, pero no tienen la necesidad de actuar sexualmente para satisfacerla.

Excitación. Lo mismo ocurre con la excitación, que los asexuales pueden o no sentirla, pero en un menor grado que aquellos interesados en un encuentro sexual.

Identidad. La organización destaca que no existe una prueba infalible para identificar a una persona asexual. La calificación de tal, como cualquier otra etiqueta con la que podemos identificarnos, tiene como fin el poder ayudar a alguien con dichos rasgos a explorar y definir su identidad.

Dale click a la estrella de Google News y síguenos