Madres ven abrirse la ‘Puerta de la Esperanza’ (fotos y video)

Mujeres deportadas se reúnen, brevemente, con hijos estadounideses
Madres ven abrirse la ‘Puerta de la Esperanza’ (fotos y video)
Barraza abraza a sus hijos.

Dicen que el amor de madre no tiene barreras. Pero los abrazos, los besos y las caricias de muchas mamás se detienen en el muro fronterizo entre Tijuana, México y San Diego, California.
Los años pasan  y las muestras de cariño entre madres e hijos se limitan a tocarse la punta del dedo o mirarse a través de los pequeños orificios del alambre oxidado del muro que separa a los dos países.
Pero en un hecho histórico y gracias a un gesto sin precedentes de la patrulla fronteriza, la organización Ángeles de la Frontera logró que una ‘Puerta de Esperanza’ se abriera brevemente para que un par de madres deportadas abrazaran nuevamente a los seres que trajeron al mundo.
El tiempo permitido fue de dos minutos. Pero para Lourdes Barraza fue suficiente para volver a sentirse madre.
“Me siento dichosa, muy feliz”, dijo entre lágrimas la mujer, quien fue deportada hace dos años  y medio. Desde entonces no veía a sus dos hijos de 9 y 11 años.
Como un milagro, como si alguien hubiera escuchado sus suplicas, la puerta se abrió. Ahí estaban sus hijos. No sabía a cuál de los dos abrazar primero. Las lágrimas suyas y las de los pequeños se fundieron en un solo llanto.
“Fallé a una fecha de corte por problemas personales y entonces un día llegaron  y me sacaron del país”, recordó Barraza. “No puedes tener  paz. Y nunca la tendré mientras esté separada de mis hijos”, expresó.

Loading the player…

var player = jwplayer(“embed_container_wXakQXZL”); player.setup({ file: “http://content.jwplatform.com/videos/wXakQXZL.mp4”, image: “http://content.jwplatform.com/thumbs/wXakQXZL.jpg”, mediaid: “wXakQXZL”, width: 728, height: 409, autostart: true, “sharing”: { “sites”: [“facebook”,”twitter”,”email”] }, title: “wXakQXZL.JWID.Madres ven abrirse la ‘Puerta de la Esperanza’ (fotos y video)”, description: “Mujeres deportadas se reúnen, brevemente, con hijos estadounideses” }); player.on(“ready”, function() { player.on(“play”, function(){ var playlistItem = player.getPlaylistItem(player.getPlaylistIndex()); PARSELY.video.trackPlay( playlistItem.mediaid, { title: playlistItem.title, section: “inmigracion”, pub_date_tmsp: 1431097749, image_url: playlistItem.image,tags: [“dia-de-las-madres”,”inmigracion”,], authors: [“Francisco Castro”] }); }); player.on(“pause”, function(){ var playlistItem = player.getPlaylistItem(player.getPlaylistIndex()); PARSELY.video.trackPause(playlistItem.mediaid); }); player.on(“stop”, function(){ var playlistItem = player.getPlaylistItem(player.getPlaylistIndex()); PARSELY.video.trackPause(playlistItem.mediaid); }); });

Encuentro inolvidable
De la misma manera, Yolanda Varona ha estado separada de su hija y su nieta por más de cinco años. Para ella también se abrió la ‘Puerta de esperanza’.

Reencuentro de familias en la Puerta de la Esperanza en la frontera.
Reencuentro de familias en la Puerta de la Esperanza en la frontera.

Los brazos de Yolanda cruzaron el lado estadounidense  y los de su nieta Frida el lado mexicano. Pero no sus pies. Los agentes de la patrulla fronteriza vigilaban de cerca que ambas no dieran un paso en falso. Para no cruzar  la línea blanca pintada debajo de la puerta, la que simbólicamente divide el territorio entre México y Estados Unidos.
“Fue inolvidable, indescriptible, hermoso. Me siento renovada y feliz. Le he prometido que voy a  luchar por regresar legalmente y  yo sé que Dios me lo va a cumplir”, dijo esperanzada Varona. Ella es una de las madres líderes de DreamerMomsTijuana, una organización que acoge y apoya a madres deportadas en esta ciudad fronnteriza.

Familias separadas

Se estima que durante la administración del presidente Barack Obama, cerca de 2 millones de indocumentados han sido deportados. Una tercera parte de las cuales han tenido que dejar a su familia en Estados Unidos.
Otra madre, Antonia Gómez, también se dio cita en el mismo lugar, al que miles de inmigrantes indocumentados y sus familias llegan los domingos para sentir la cercanía de sus seres queridos, de cada lado del cerco fronterizo.
La Patrulla Fronteriza no la eligió para que la puerta se abriera para ella y su hijo mayor, a quien hace nueve años no ha vuelto a abrazar.
“Pues que más me gustaría que poder abrazarlos, pero no se puede”, expresó la madre que viajó desde su pueblo en Oaxaca, México. Su hijo llegó a ese lugar desde la ciudad de Seattle, Washington.
“Vale la pena tocarle los dedos. Conocer a mi nieto. Aunque sea así”, compartió.
Esa experiencia es el ruego de Tania Mendoza,  otra madre deportada de Los Ángeles. Hace cinco años que no ve a su hija. Su último recuerdo es haberla llevado a la escuela en aquel día en que agentes del ICE se presentaron en su casa para sacarla del país.
Ella fue parte de los aproximadamente 96,000 deportados, que según datos del INAMI (Instituto Nacional de Inmigración de México) fueron deportados a través de las puertas de Mexicali y Tijuana en el año 2013.
“Me conformaría con saber que está del otro lado. Pero eso no ha sido posible. Yo le he rogado a su papá que me deje verla unos instantes, pero no ha sido posible”, contó la mujer.
Las lágrimas de Mendoza son de dolor y  de impotencia. Dice creer que merece volver a ver a su hija, y para ella, esos dos minutos que tuvieron otras madres serían la bendición más grande.
“Yo entiendo que uno violó la ley de Estados Unidos, pero solo espero que el Gobierno se dé cuenta de que lo hicimos por darle algo mejor a nuestros hijos”, opinó la joven madre, oriunda de Jalisco, México.
Mendoza no regresa a su estado natal porque tiene la esperanza de que algún día, detrás del muro en Tijuana, sea su hija Heidi quien esté detrás de la puerta, cuando esta vuelva a abrirse otra vez.
“Yo la trajé al mundo y lo único que pido es una oportunidad de volverla a ver”.
Esmeralda Fabián es productora de asignaciones especiales para Noticias MundoFOX.