Adolescentes que huyen de sus hogares, las más propensas a ser explotadas sexualmente

Todas las jóvenes que han sido traficadas y vendidas como prostitutas tienen una característica en común: provienen de un hogar disfuncional
Adolescentes que huyen de sus hogares, las más propensas a ser explotadas sexualmente

Nadie se atreve a dar cifras o a estimar cuántos menores de edad están siendo explotados sexualmente en los Estados Unidos. Ni siquiera el Departamento de Estado en su reporte anual sobre tráfico humano se atreve a especular cuántas son las niñas traficadas como esclavas sexuales.
Sin embargo, un informe del Departamento de Justicia estima que anualmente más de 300 mil niños están en riesgo de ser explotados sexualmente.
La Opinión ha preparado una serie de reportajes que ponen luz en este problema que sigue presente en la sociedad norteamericana.

¿Quienes son esas niñas que venden su cuerpo?

Todas las jóvenes que han sido traficadas y vendidas como prostitutas tienen una característica en común: provienen de un hogar disfuncional.
Los expertos que trabajan a diario con las menores que han sido explotadas sexualmente aseguran que los traficantes escogen a quienes son débiles emocionalmente, manipulables y que por lo general tienen a padres ausentes física o emocionalmente.
“Se enfocan en niñas a quienes los padres han abandonado o a quienes no les prestan atención. Muchos traficantes marcan a las niñas con tatuajes como si fueran de su propiedad y lo más triste es que las niñas se sienten bien de finalmente pertenecer a alguien”, dijo la Dra. Louis Lee, directora y fundadora de la organización que rescata a niñas de la prostitución, Children of the Night.
La Dra. Lee dijo que la negligencia por parte de la madre o el padre llega al punto que las niñas son vendidas sexualmente por el padrote (pimp) y el adulto a su cargo no se da por enterado.

Las fugitivas

Xiomara Flores, trabajadora social del Departamento de Servicios Infantiles y Familiares (DCFS) del Condado de Los Ángeles, se tomó una pausa al enfrentar la pregunta de quiénes son esas niñas explotadas sexualmente y con la voz quebrada dijo: “las (niñas) que se nos escapan del sistema de Foster Care (cuidado de crianza)”.
Este es un tema muy emocional para ella porque a través de los años ha visto a muchas niñas que huyen del sistema de cuidado de crianza y que son catalogadas como “runaways” (fugitivas).
Desde que las leyes cambiaron en enero del 2014, las trabajadoras sociales y las diferentes agencias policiales han recibido entrenamiento para identificar a las niñas fugitivas como posibles víctimas de explotación sexual.
“A veces me pregunto por qué nunca le pregunté a estas niñas runaways a donde habían estado. Me pregunto, ¿qué pude haber hecho para ayudarlas? Es muy doloroso pensar que hay tantos menores que huyen y que posiblemente terminen en algún lugar vendiendo su cuerpo”, dijo Flores.
Datos de DCFS indican que en 2014 tuvieron a más de 17, 000 menores en el sistema de cuidado de crianza.