¿Pagarías casi $3 más por tu soda favorita?

Evalúa propuesta de ley para aumentar el impuesto a las bebidas azucaradas.

Si necesita tiempo para evaluar si pagaría casi $3 más por su soda favorita, la nueva iniciativa de ley AB1357 cumpliría su cometido de disminuir el consumo de bebidas azucaradas.
Por tercera vez en aproximadamente un año, la legislación de California evalúa propuestas de ley destinadas a que las personas evalúen su compra, antes de decidirse por bebidas azucaradas. En las dos ocasiones anteriores las iniciativas fracasaron.
La semana pasada y con el apoyo de grupos como la Coalición Latina para una California Saludable, el asambleísta Richard Bloom (D-Santa Mónica), presentó esta propuesta que agregaría un impuesto de 2 centavos por cada onza de refresco azucarado.
“La industria de refrescos está promocionando botellas y porciones siempre más grandes. Usan vasos cada vez más grandes sobre todo cuando hacen publicidad a los niños. Tomar tales refrescos no tiene ningún beneficio sanitario y los peritos de la salud pública están de acuerdo que urge una reducción en el consumo. Mi proyecto de ley está destinado a ese fin”, dijo Bloom.

¿Qué significa este aumento?

La organización Calbev.org que representa a los productores de bebidas azucaradas respondieron rápidamente a esta interrogante señalando que, por ejemplo, un paquete de CapriSun, un refresco frecuente en almuerzo de los niños, costaría 1.88 más. Un incremento de casi un 40% sobre el precio original.
En el caso de las sodas, el impuesto a la docena de latas de sodas –independientemente de la marca o sabor- sería casi tres dólares, más el valor de la soda y los 5 centavos de CRV por cada envase.
“Desafortunadamente un impuesto a las bebidas azucaradas caería inevitablemente en los consumidores… California no necesita otro impuesto que hace las compras del supermercado aún más cara”, declaró Ronald Fond, presidente de la Asociación de Supermercados de California y quien forma parte de las organizaciones que se han declarado en contra de esta propuesta de ley.
En los últimos 30 años ha aumentado el consumo promedio de calorías en unas 300 calorías. Los refrescos endulzados con azúcar, que incluyen las gaseosas, los tés dulces, las bebidas deportivas y las aguas de fruta, representan un 43% del aumento, según el estudio que se utilizó para respalda la medida.

Alrededor de la web