Den fin a la 287(g)

La junta de Supervisores del condado de Los Ángeles votará este martes si da fin al programa migratorio llamado 287(g).
Bajo este acuerdo entre el gobierno federal y el condal la información de todos los fichados por el Sheriff es enviada a la Agencia para el Control de Inmigración y Aduanas (ICE). Agentes migratorios en las cárceles entrevistan a quienes están por recuperar su libertad para determinar su estatus migratorio. Los indocumentados, en vez de volver a casa, suben al autobús de ICE camino a su deportación.
Si prospera la moción de los supervisores Hilda Solís y Mark Ridley-Thomas, se anulará la 287(g) y los agentes de inmigración saldrán de las cárceles condales.
Esperamos que así sea.
El condado de Los Ángeles es, junto con el de Orange, el último en California en aplicar la 287(g).
Desde su implementación en 2005, este programa constituyó una afrenta contra los inmigrantes en general y los latinos en particular. Causó la separación de miles de familias y se ensañó con quienes cometieron faltas leves, como vender helados frente a una escuela. El programa causó temor en los estratos más débiles de nuestra comunidad y desconfianza hacia las autoridades. Solo uno de cada cinco deportados por la 287(g) en 2010 había cometido un delito grave.
Es hora de eliminar la 287(g).
De tal manera la comunidad latina podrá renovar su confianza en las autoridades condales, una vez que se sienta respetada.