Exbraceros residentes en EEUU piden poder revisar en el país su situación

Exbraceros residentes en EEUU piden poder revisar en el país su situación

Representantes de los exbraceros mexicanos que residen en Estados Unidos pidieron hoy que el Gobierno de su país autorice a los consulados para que atiendan los casos de estos trabajadores que siguen sin recibir un subsidio a pesar de haber presentado la solicitud correspondiente.
En rueda de prensa realizada hoy en Los Ángeles, los trabajadores y sus familiares pidieron que se les solucione el problema, al menos a aquellos que ya tienen un número de folio para obtener el Apoyo Social pero no aparecen en las listas de pago.
“Hemos estado teniendo diálogos con gobernación y con el Congreso y la postura del Gobierno de México es una postura cerrada”, dijo Rosa Martha Zárate, representante de la Alianza de Exbraceros del Norte.
Según Zárate, hay “40,087 braceros tanto en Estados Unidos como en México que ya tienen su folio para que se les entregue el apoyo social” aunque todavía siguen esperando que se les haga efectivo el pago.
A partir del 8 junio y hasta el 31 diciembre se abrirán en México mesas para el pago y para revisión de los casos de quienes no aparecen en listas de pago, pero los exbraceros que residen en Estados Unidos no pueden acceder a esa posibilidad de revisión.
Según informó en un comunicado el encargado del Fideicomiso de Exbraceros de la Secretaría de Gobernación, Gerardo Cubría, se “está buscando la manera de que el dinero del Apoyo Social se entregue a través de los consulados” para aquellos beneficiarios que viven en el exterior.
Sin embargo, el funcionario mexicano no hizo ninguna referencia a los casos de las personas cuyos nombres no han sido publicados en las listas de pago y que residen en EEUU.
La residente en Los Ángeles Ada Cortés explicó que su padre, Fausto Cortés, fue bracero y murió en 2005 “esperando que le pagaran”.
“Trabajó muchos años como bracero y, aunque tenemos el número de folio, estamos esperando que en el consulado nos resuelvan la petición y nos paguen”, aunque hasta ahora no saben por qué no aparece en lista de beneficiarios.
Rubén Quintanar lleva más de diez años esperando que le paguen su dinero de Apoyo Social, que “es sólo una migaja en relación con lo que realmente nos deberían pagar”, opinó.
El Programa Bracero fue un permiso dado a obreros y campesinos mexicanos entre 1942 y 1964 para suplir la falta de mano de obra en EEUU generada por la Segunda Guerra Mundial.
Durante la ejecución del programa, el Gobierno de México dedujo un 10% de cada pago de salario para reservarlo en el Fondo de Ahorro Campesino, dinero que se entregaría a los trabajadores mexicanos al regresar a su patria.
Sin embargo, esta devolución nunca se realizó y sólo después de que los trabajadores establecieron una demanda, el Gobierno mexicano accedió a pagar 38,000 pesos mexicanos, alrededor de $2,550, a cada exbracero.
Sólo en Los Ángeles, la Alianza de Exbraceros del Norte calcula que hay cerca de 60 trabajadores y familias que han recibido folio registro para pago y todavía no han aparecido en listas sin conocer los motivos.
“Estamos pidiendo que se explique por qué, si ya recibieron un folio registro, no aparecen en la lista de pago”, reclamó Zárate.
Según datos presentados por la organización, bajo el programa Bracero se firmaron 4,6 millones de contratos y entre los trabajadores que ya recibieron el subsidio o los que tienen folio registro y están esperando el pago sólo suman poco más de 200,000.
Según esas cifras, hay alrededor de 4,4 millones de trabajadores o sus descendientes que “no han recibido ni un solo peso de lo que les quitaron cuando trabajaban”.
“Estamos hartos de que el Gobierno de México siga jugando con estos adultos mayores. Son braceros de 80 y 90 años que han tenido que ir a Mexicali varias veces para realizar sus trámites”, recalcó la dirigente de los exbraceros.
La activista igualmente pidió que el Gobierno de EEUU “tome cartas en el asunto” y denunció que hasta ahora se ha mantenido al margen del reclamo.