Rápidos y furiosos combaten las carreras callejeras en Los Ángeles

Buscan crear otro grupo especial entre varias corporaciones del orden para reducir la actividad
Rápidos y furiosos combaten las carreras callejeras en Los Ángeles
Consideran impulsar leyes más estrictas para decomisar vehículos alterados.

Ante el alza en carreras clandestinas en las calles angelinas, -que incluso han causado la muerte de conductores y peatones-, una unidad especial de la Policía de Los Ángeles (LAPD) está dedicada a combatir estas carreras ilegales de autos que jóvenes protagonizan en las calles al estilo de la serie de películas “Rápidos y Furiosos”.

Se trata de la la unidad Agressive Driving Detail que integran siete oficiales de la División de Tráfico del Valle de San Fernando.

Desde noviembre, cuando fue conformado este grupo, se han llevado a cabo más de 70 arrestos por participar en carreras callejeras e impuesto cerca de mil multas por realizar modificaciones ilegales a los vehículos, de acuerdo con un reportaje del diario Los Angeles Times.

El sargento Greg Fuqua, jefe de la unidad Agressive Driving Detail, aseguró al diario que las carreras callejeras representan un problema que va en aumento y por lo cual el mes pasado varias corporaciones se reunieron para acordar la creación de una unidad más grande con la participación de más agencias del gobierno para combatir esa actividad.

También buscan presionar por leyes más estrictas para decomisar vehículos alterados.

Las autoridades no llevan un registro del número de personas que mueren en carreras callejeras, pero recientemente varios casos han llamado la atención.

En febrero dos espectadores murieron durante una carrera callejera en Chatsworth cuando el conductor perdió el control del Mustang con el que competía.

En marzo un conductor murió en Gardena.

En abril el copiloto de un Mitsubishi GT 3000 perdió la vida en San Bernardino.

LEE ADEMÁS:

Lo acusan de matar dos peatones y lesionar a otro

Carreras ilegales son un problema en Los Ángeles

Golpe a carreras clandestinas en sur de Los Ángeles