El empleo a tiempo completo empieza a ser una rareza

La OIT dice que es el mayor cambio laboral en la historia moderna
El empleo a tiempo completo empieza a ser una rareza
La OIT pide mayor protección al trabajo no permanente./Mariela Lombard

La Organización Internacional del Trabajo, cuyos datos cubren el 84% de la fuerza laboral del planeta, afirma que solo un tercio de los trabajadores de todo el mundo tiene una relación laboral estable con una empresa. El 60% tiene contratos temporales, a corto plazo o, peor aún, trabajan sin contratos  para sí mismos o empresas familiares que no pagan, un tipo de empleo que “está expandiéndose por el mundo”, según Raymond Torres, jefe de departamento de Análisis de la OIT. Torres dice que esta es “la más profunda transformación en la historia de la economía moderna” y llega en un momento en el que no se están creando suficientes empleos.

Es una de las más inquietantes conclusiones del informe sobre “Empleo Mundial y Perpectivas Sociales” publicadas ayer por la OIT que muestra que en las economías desarrolladas y en Europa central y del sureste ocho de cada 10 trabajadores son empleados permanentes mientras que en Asia y África subsahariana esta relación es de dos de cada 10.

La OIT llama a los estados a reforzar las protecciones en materia de desempleo, cobertura social y pensiones entre otros aspectos, de los trabajadores no permanentes  que además de sufrir una mayor dificultad laboral están peor protegidos por las leyes y unas coberturas sociales.

Otra de las tendencias que se han observado es el aumento del trabajo a tiempo parcial, especialmente entre las mujeres. Es más, en la mayoría de los países ha habido más crecimiento en creación de trabajo a tiempo parcial que a tiempo completo entre 2009 y 2013.

El director general de la OIT, Guy Ryder explicaba en un comunicado que en ocasiones “el trabajo no estandard puede ayudar a la gente a poner un primer pie en el mercado de trabajo pero estas tendencias que emergen son un reflejo de la amplia inseguridad que afecta a muchos trabajadores en todo el mundo hoy en día”.

Para Ryder, este cambio de forma tradicional de empleo al no estandarizado está asociado en muchas ocasiones al avance de la desigualdad y los porcentajes de pobreza en muchos países. Según el reporte de esta agencia la brecha de ingresos entre los trabajadores permanentes y los que no se ha incrementado en la última década y esta tendencia corre el riesgo de perpetuar un círculo vicioso de débil demanda global y baja creación de empleo que está siendo ya la norma en muchos países tras la crisis. Es algo que afecta a todos, de hecho el alto porcentaje de trabajo a tiempo parcial en EEUU ayuda a explicar porqué los salarios siguen sin apreciarse a pesar de la rebaja del desempleo.

Protección

Los analistas de la OIT afirman que reducir la protección de los trabajadores no rebaja el desempleo y de hecho afirma que puede ser contraproducente.