La experiencia añade valor al trabajo

No es ningún secreto que conforme nuestra población envejece, la fuerza laboral está envejeciendo al mismo tiempo. A la luz de la decreciente población de trabajadores más jóvenes y la proyectada escasez de talento en muchas áreas, los empresarios sabios están recurriendo a trabajadores de más de 50 años para obtener y mantener una ventaja competitiva.

Mientras que la fuerza de trabajo de 50 años de edad, y más está creciendo, muchos empleadores reportan tener problemas de reclutamiento y retención de trabajadores calificados. De hecho, la Encuesta de Escasez de Mano de Obra Grupo 2014, encontró que 40% de los empleadores estadounidenses reportaron dificultades para llenar puestos de trabajo.

Afortunadamente, muchos de los trabajadores mayores de hoy desean opciones de trabajo viables para el futuro, ya sea por elección o por necesidad. Ahora un nuevo estudio demuestra que la fuerte rentabilidad de los trabajadores mayores se ha vuelto aún más fuerte.

“La Rentabilidad de los Trabajadores de 50 años y más: Una Mirada al Valor de la Experiencia, 2015”, comisionado por la AARP y conducido por AonHewitt demuestra que los trabajadores mayores poseen rasgos que los empleadores necesitan y desean y que las tendencias recientes en compensación y beneficios han disminuido en gran medida la relación entre el costo de la fuerza laboral y la edad.

Así como la población de 50 años y más esta redefiniendo el envejecimiento y erosionando estereotipos negativos, los trabajadores de 50 años y más de hoy están agregando valor al exhibir rasgos altamente valorados en la economía de hoy. Estos incluyen experiencia y compromiso, madurez y profesionalismo, y una fuerte ética laboral, lealtad, confiabilidad, conocimiento y entendimiento, y la habilidad de servir como mentores. Con estos rasgos, los trabajadores de 50 y más están en una posición privilegiada para ayudar a cerrar la escasez de talento que enfrentan los empleadores.

El segmento de la fuerza laboral de más de 50 años continúa siendo la más comprometida en el trabajo. El estudio de AonHewitt encontró que, a nivel nacional, el 65% de los empleados de 55 y más eran considerados comprometidos, comparados con el 58% al 60% de los trabajadores más jóvenes. Contar con un compromiso mayor tiene un efecto muy positivo para los objetivos económicos. Solo toma un incremento de un 5% en compromiso para alcanzar un aumento del 3% en el crecimiento de los ingresos. Dado el impacto de un mayor involucramiento, el reporte dice “el talento de los de 50 años y más es un ingrediente clave para una fuerza laboral de alto desempeño.”

Los trabajadores de 50 años y más conforman casi un tercio de la fuerza laboral de hoy. Tan solo durante la década pasada, cuando el número de trabajadores de 49 años y menos bajó, el número de trabajadores de 50 a 59 y de 60 a 69 creció en un 28% y en un 72%, respectivamente. Acá en California, los trabajadores mayores comprenden el 32% de la fuerza laboral.

Los gerentes de recursos humanos inteligentes están buscando formas innovadoras de alentar a los trabajadores de 50 y más para que permanezcan en el trabajo más allá de su edad de jubilación tradicional. Están aprendiendo que aunque los trabajadores de más de 50 están motivados por la paga y los beneficios, estos trabajadores están también estimulados por los factores psicológicos y sociales de seguir trabajando. Como resultado, los trabajadores de 50 y más valoran altamente ofertas no monetarias, tales como horarios flexibles de trabajo, opciones de teletrabajo, oportunidades de formación y educación, programas graduales de jubilación, y trabajos transitorios que les permita moverse a algún otro tipo de trabajo. Casi dos tercios de los trabajadores mayores a nivel nacional se ven a sí mismos trabajando en el retiro, ya sea por elección o por necesidad.

Mientras que algunos empleadores han sido lentos en adaptarse a la cambiante fuerza laboral, en gran parte debido a los estereotipos negativos y nociones anticuadas acerca del valor de los empleados mayores, muchos empleadores han comenzado a implementar prácticas innovadoras para atraer y retener a los trabajadores de más de 50 años. Como lo señala el reporte: “Un enfoque en la atracción y retención de los trabajadores de 50 años y más, jugará un papel significativo para abordar la deficiencias de talento en los próximos años.” En AARP, estamos comprometidos a ayudar a las organizaciones a que se den cuenta que la experiencia añade valor.