Marcha en L.A. por la protección ante el robo salarial

Cientos de trabajadores piden que se cree una oficina que vigile y penalice a quienes no pagan legalmente
Marcha en L.A. por la protección ante el robo salarial
Cientos de trabajadores frente al Ayntamiento reclaman que se protejan sus salarios./Ciro Cesar

Trabajadores del textil, restaurantes, catering de aerolíneas y lavaderos de carros entre otros marcharon ayer ante el Ayuntamiento de Los Ángeles para demandar al concejo la creación de una oficina que persiga el robo de salarios a empleados de bajos recursos y tome medidas para evitarlos.
La manifestación se produjo un día antes de que el concejo debata esta medida junto con el plan de elevar el salario mínimo hasta $15 la hora en 2020, como no hacen más que pedir, cada vez con más éxtito los trabajadores de la comida rápida en todo el país desde hace dos años.
Los trabajadores en Los Ángeles, como en el resto del país, sufren frecuentemente el robo de salarios. A veces los empresarios no les pagan las horas extras, les colocan en distintas categorías laborales que no corresponden con sus trabajos o les clasifican como contratistas, lo que rebaja sustancialmente los salarios recibidos incluso por debajo del mínimo legal. El problema del robo de salarios es frecuente en California y según el departamento de Trabajo se pierden actualmente hasta $1,500 millones al año en remuneraciones, muchas veces para siempre porque incluso aunque los trabajadores demandan y ganan los juicios, según el Centro de Trabajo de la UCLA, solo el 17% suele cobrar lo que se les adeuda. Con frecuencia, los trabajadores latinos o los que no tienen resuelta su situación migratoria no suelen ni llegar a los tribunales o las autoridades.
El consejo puede decidir si abrir una oficina de cinco personas que imponga multas, revise los procesos de apelaciones y en su caso pueda hasta cerrar negocios o proteger a los empleados de represalias como el que ya existe en San Francisco.
Lo que no está previsto es que el concejo tome en consideración la propuesta de tiempo libre pagado que podría haberse unido a la propuesta de subida del salario mínimo que puede votarse hoy mismo. El comité de desarrollo económico del concejo aprobó el miércoles un mandato para tiempo libre que incluye vacaciones, días personales y un aumento de días de enfermedad por encima de los tres requeridos por la ley del estado, no obstante los negocios de la ciudad se han opuesto a este mandato que requería 12 días de vacaciones pagadas. El concejo posiblemente estudiará en el futuro la inclusión de más días de permiso por enfermedad como ya hay en ciudades como San Francisco y Oakland.