Conservadores promueven plan para reforma migratoria

El reto es convencer a quienes se oponen a un plan de legalización en el Congreso  

Washington.- Dispuestos a resucitar el debate migratorio, y en claro desafío a una minoría del “Tea Party”, líderes conservadores presentaron este martes un plan de cinco puntos que conduzca a la eventual legalización de todos los inmigrantes indocumentados en EEUU.

A pocas cuadras del Capitolio, el grupo “American Principales in Action” (APIA) presentó el plan secuencial durante su primer foro sobre inmigración, que reunió a líderes políticos, cívicos y empresariales del mundo conservador en este país.

El plan permitiría la legalización de los indocumentados –sin una vía rápida a la ciudadanía- una vez que se cumplan los primeros tres puntos sobre la seguridad fronteriza, el reforzamiento de las leyes en los sitios de empleo y el rastreo de las entradas y salidas de extranjeros con visas temporales.

Tras su intervención, el legislador republicano por Idaho, Raúl Labrador, dijo a la prensa que la mejor vía para aprobar la reforma migratoria es “paso por paso” y no de forma integral, como insisten los demócratas, y que ese plan debe incluir un programa de “trabajadores huéspedes” .

Según Labrador, sí hay posibilidad lograr una reforma este año pero que la culpa de la falta de avance la tiene el presidente Barack Obama y los demócratas, por insistir en un paquete “integral”.

En declaraciones a este diario, algunos de los líderes confiaron en que, si bien el plan encontrará un muro de resistencia entre algunos republicanos, lo importante es dar el primer paso.

Lea también: Llega mejoras a centros de detención de indocumentados

“Este plan atiende los cinco problemas principales de la inmigración ilegal, y la idea es que todo se legisle en este Congreso, en cinco proyectos de ley”, explicó Alfonso Aguilar, director ejecutivo de la Alianza Latina de APIA y creador del plan.

No es perfecto pero por algún lado debemos comenzar y ambos lados tienen que ceder“, subrayó Aguilar, quien considera que no basta con presentar “principios”, como lo hizo en 2014 el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, si éstos no conducen a acciones concretas.

Por su parte, Niger Innis, director ejecutivo del ultraconservador “Teaparty.net”, dijo que es incorrecto generalizar sobre una oposición de todo el movimiento “Tea Party” a un plan de legalización.

“Mi grupo ha recabado apoyo de más de 100,000 líderes del Tea Party a una reforma”, subrayó Innis, quien respalda la deportación de criminales extranjeros.

Lea también: Banco binacional está dispuesto a financiar garita entre San Diego y Tijuana

Innis señaló que se ha reunido en privado con conservadores como el senador Marco Rubio y el exgobernador de Florida, Jeb Bush, que también apoyan una reforma “con toque conservador”.

Mario H. López, presidente del Fondo de Liderazgo Hispano (HLF, en inglés), apoyó el plan porque, a su juicio, los republicanos del Congreso tienen que actuar con “inteligencia” y adoptar “soluciones” a la inmigración ilegal, si pretender recuperar la confianza de los votantes hispanos.

“Creo que ya nadie puede negar que es imposible llegar a la Casa Blanca sin el apoyo de los latinos, le pese a quien le pese”, aseguró López.

Según Aguilar, el objetivo de implementar la fase de legalización el 21 de enero de 2017, con el nuevo inquilino de la Casa Blanca, sin importar su afiliación política.

El foro coincidió con el día en que debía entrar en vigor el programa de “acción diferida” para adultos con hijos residentes o ciudadanos de EEUU, conocido por su sigla en inglés “DAPA”, pero que se encuentra trabado en los tribunales junto con la extensión de otro similar para “Dreamers” (“DACA”).

Lea también: Obama urge al Congreso a aprobar una reforma migratoria

 Las cinco claves del plan conservador para una reforma migratoria:

Resguardar la frontera.- extender un “doble muro” en toda la frontera sur por donde hay cruces ilegales, para lograr “control operacional” de la zona.

 

  • Adopción obligatoria de “E-Verify”.- Exigir que todas las empresas usen el programa electrónico federal para verificar el estatus migratorio de sus empleados, y prohibir la contratación de indocumentados.

 

  • Sistema de rastreo de entradas y salidas.- Uso de datos biométricos para impedir que extranjeros permanezcan en EEUU cuando venzan sus visados. (El 40% de los indocumentados se han quedado con visas vencidas).

 

  • Contratación de ciertos extranjeros.- Un programa de “trabajadores huéspedes” que permita a las empresas contratar a extranjeros altamente cualificados, mediante visas “H1-B” para los campos de ciencias, matemáticas, ingeniería y tecnología (STEM).
  •  

    • Legalización de los once millones.- Otorgar la legalización, incluyendo a “Dreamers”, una vez que paguen una multa e impuestos retrasados.