Los ahorros en gasolina pagan el alquiler y la canasta de compra

Las ventas de Walmart reflejan la cautela de los consumidores

El dinero que los americanos se están ahorrando en gasolina no está generando el aumento en el consumo que esperaban los comerciantes y economistas. De eso dan testimonio los resultados trimestrales de Walmart presentados ayer. Las ganancias cayeron debido al impacto negativo de divisas frente al dólar y los mayores costos laborales ya que en abril se empezó a aplicar la subida del salario mínimo a $9 la hora. Pero además, las ventas prácticamente se estancaron ($114,880 millones, un 0.1% menos).

“Por informes recientes sabemos que muchos de nuestros consumidores americanos están usando sus reembolsos fiscales y el dinero que se ahorran en gasolina para reducir su deuda o ahorrar. También en gastos normales como el pago de facturas de servicios y alimentos”, explicaba el presidente de la empresa, Doug McMillon, según la transcripción de la conferencia con analistas que se encuentra en su website.

Es lo que apunta una reciente encuesta de Bankrate.com que muestra que cuatro de cada 10 estadounidenses están dedicando el dinero que se ahorran en carburante a cubrir gastos como “alimentos o alquiler”. Es decir, que buena parte de lo ahorrado se va a la canasta de la compra o pagos de primera necesidad. Y es una situación que afecta a todos los grupos de edad, educación e ingresos. De acuerdo con Greg McBride, analista jefe de esta firma es “la evidencia de cuan apretados están los presupuestos de las familias”. El 23% está ahorrando este capital y solo el 14% está aumentando sus gastos en cenar fuera o tomar unas vacaciones. “Cuando solo uno de cada siete americanos sube su gasto por lo que ahorra en gasolina es fácil entender porqué la economía está creciendo a un ritmo tan débil”, explica este analista.

El gasto en consumo ha sido bajo en el primer trimestre del año y las cifras de ventas de empresas comerciales como Macy’s, Kohl’s y J.C. Penney han puesto en evidencia la reticencia de los consumidores a abrir sus carteras mientras que TJX Companies, que ofrece descuentos, presenta mejores resultados. En abril, y pese a la mejora de las temperaturas que contribuyeron a deprimir el consumo en buena parte del país, cayeron las ventas minoristas. En los últimos seis meses llevan más tiempo a la baja que subiendo y la confianza del consumidor también está en horas bajas. En el caso de Walmart, las ventas también ha acusado la competencia del comercio electrónico

Cuando el petróleo empezó a caer y los costos de la gasolina con ello, los economistas esperaban un gran aumento en el consumo que no se ha materializado pese a que a la vez se ha reducido la tasa de desempleo y hay más confianza laboral. El problema es que los salarios no están subiendo con la mejora de la economía y en buena medida ello se debe al gran número de empleos a tiempo parcial que aún existen. La presión para que los salarios suban, de momento no existe y en las últimas semanas la gasolina ha empezado a subir tímidamente de precio.