La Joya del Desierto tiene un futuro incierto

Con la toma de Palmira, ISIS ya controla más del 50% del territorio sirio
La Joya del Desierto tiene un futuro incierto
ISIS toma la ciudad de Palmira, Siria.

Beirut
El futuro de la histórica ciudad de Palmira (Siria), una de las joyas arqueológicas de Oriente Medio, es preocupante después de que el grupo terrorista ISIS tomara el miércoles el control absoluto de este “tesoro” del desierto sirio.

Tras ocho días de combates, ISIS reivindicó en Twitter la captura total de la ciudad, afirmando que las fuerzas del régimen “dejaron detrás un gran número de muertos entre sus filas”.

Con la toma de este oasis fronterizo con Irak, ISIS controla “ya más de 59,000 millas en Siria, lo equivalente al 50% de su territorio”, señaló el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH).

La captura de Palmira, uno de los seis lugares sirios incluidos en la lista del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, fue un golpe de efecto para la milicia radical, sólo días después de tomar la estratégica ciudad de Ramadi en Irak.

“Los combatientes de ISIS están en todos lados en Tadmor [nombre árabe de Palmira], también junto al sitio arqueológico”, dijo Rami Abdel Rahman, director del OSDH.

Según la entidad, las tropas del régimen sirio se retiraron de sus posiciones en la ciudad, abandonando puestos militares en la Badiya (desierto sirio), en el aeropuerto militar y en la prisión, en la que los jihadistas entraron por la noche.

Barzai, gobernador de la provincia central de Homs, donde se encuentra Palmira, dijo que el ejército sirio está ahora a las afueras de la localidad, desde donde ataca a los refuerzos de ISIS.

“No hemos recibido ninguna noticia sobre la destrucción [de la zona arqueológica], declaró el mandatario. “Esperamos que no haya masacres en la ciudad ni daños a las ruinas”.

Palmira tiene una población de unas 65,000 personas, según Barazi, quien agregó que 1,300 residentes huyeron en los últimos días y más intentaban hacerlo ayer hacia Homs y Damasco.

Al tomar la ciudad, ISIS invadió también la prisión de Tadmur, tristemente célebre por la masacre de cientos de detenidos en la década del 80 y para los sirios es el símbolo del terror y la tortura del régimen de Hafez al Asad, padre del actual presidente, Bashar.

Desde el inicio de la ofensiva el 13 de mayo, la batalla de Palmira ha dejado 462 muertos, según un balance del OSDH: 71 civiles (muchos ejecutados por ISIS), 241 soldados sirios y 150 jihadistas.

Patrimonio cultural en peligro

“Palmira es un extraordinario patrimonio de la humanidad en el desierto y cualquier destrucción ocurrida en Palmira no solo sería un crimen de guerra sino una enorme pérdida para la humanidad”, dijo ayer Irina Bokova, directora de la Unesco.

Palmira está ubicada en un oasis y fue en la antigüedad el punto de encuentro de las caravanas en la ruta de la seda. Hoy sus ruinas son uno de los lugares históricos más famosos del mundo y se teme que los radicales puedan destruirlas como hicieron con otros similares en Irak. El lugar es reconocido por sus columnatas romanas de 2000 años de antigüedad y otras ruinas y elementos de valor incalculable.

Antes de la crisis iniciada en 2011, las ruinas de Palmira, el sitio arqueológico más bello de Siria -llamado “la joya del desierto”-, recibía 150,000 turistas al año.

El edificio más grande de Palmira es el templo de Bel, dedicado a la deidad suprema babilonia, y cuyo techo, ya desaparecido, estaba originalmente recubierto de oro.

Otros lugares emblemáticos son su plaza principal o “ágora”, donde se comerciaba con todo tipo de productos, sus baños públicos, su teatro romano, su cementerio o el campamento de Diocleciano.

Pero si hay algo distintivo de Palmira es su vía principal con su gran columnata: este camino, que daba la bienvenida a los comerciantes de las caravanas que entraban en la urbe, se extiende a lo cerca de una milla con 750 columnas alineadas a ambos lados.

Siria e Irak: los más golpeados por el conflicto armado

En 2014 el mundo fue víctima de 42 conflictos armados en su globo, según un informe del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos (IISS) de Londres, difundido este miércoles, que sitúa a Siria e Irak como los países con más muertes. Precisa que en Siria el conflicto bélico ocasionó que 70 mil personas perdieran la vida. Mientras que en Irak la actividad de ISIS ocasionó que 18 mil personas murieran.

Aún no hay cifras de 2015 pero ISIS sigue su avance. Ya tomó la ciudad de Ramadi en Irak el pasado lunes y Palmira en Siria el miércoles, pactando su segunda victoria en el  Oriente Medio en menos de una semana.