“Si Monseñor Romero estuviera vivo abogaría por nosotros”

El asesinado arzobispo es todavía un referente frente a la descomposición social
“Si Monseñor Romero estuviera vivo abogaría por nosotros”
Policías realizan operativos en Apopa, al norte de San Salvador.

banner_beato_web
SAN SALVADOR

 

 

Policías realizan operativos en Apopa, al norte de San Salvador.
Policías realizan operativos en Apopa, al norte de San Salvador.

– Los residentes de la Colonia Chintú 1, en el municipio de Apopa, dicen que están siendo acosados tanto por los mareros como por los policías.

“No hay quien por nosotros. Los policías vienen aquí y nos ven con desconfianza, tratan mal a nuestros hijos que no son mareros, y estoy seguro que no lo son porque yo estoy aquí para protegerlos. Y las maras ahí pasan amenazándonos también”, dijo José Douglas López, padre de dos adolescentes de 14 y 18 años de edad.

El hijo de 18 años de López dejó de estudiar la secundaria el año pasado cuando fue atacado por varios mareros en la escuela.

“Casi me lo matan esos ingratos y todo porque él no quiso unirse… aquí me han venido a amenazar (los mareros) que me nos van a matar porque los niños no están en la mara, yo les digo que primero tienen que pasar sobre mi cadáver. Yo amo a mis hijos y no voy a permitir que anden en esas cosas”, dijo López.

Por su parte, la Policía Nacional Civil realiza en esta zona un programa llamado “Casa Segura” en el cual van casa por casa para conocer a los residentes y preguntar sobre el paradero de hombres que han sido identificados como jefes de las pandillas que controlan la zona.
pnc8.apopaAunque en la mayoría de los casos los policías son amables con los adultos, cualquier joven está sujeto a ser investigado.

“Yo entiendo que los policías están aquí para hacer su trabajo, que quieren arrestar a los delincuentes, pero no todos los jóvenes son delincuentes. Mis hijos no lo son… si Monseñor Romero estuviera vivo él abogaría por nosotros”, dijo López.

Mercedes Andrade Mejía, otra residente de Apopa, dijo que posiblemente Monseñor Romero ya estuviera muerto otra vez.

“Con esta situación quien sabe si viviría. Yo creo que tal vez ya lo hubieran matado por hablar la verdad. El decía la verdad y por eso lo mataron. Ahorita él intercedería por nosotros que no tenemos nada que ver”, dijo Andrade Mejía.

Felix Marroquín cree que si Monseñor Romero estuviera vivo hubiese ayudado a tanto joven que no tienen la suerte de tener padres que cuiden de ellos y que se meten a las maras.

“Tantos niños que han quedado solos porque sus padres se han ido a trabajar a Estados Unidos y los han abandonado. Tanta gente que ahora no sabe qué es lo bueno o lo malo y que atacan a cualquiera… esa gente no tiene amor en sus corazones porque nadie les ha dado amor y ahora ya es posible que sea muy tarde”, opinó Marroquín.