La Escuela Santee deja atrás su oscuro pasado

Hace una década, esta escuela del LAUSD era el escenario de pleitos entre pandilleros que reclamaban territorio
La Escuela Santee deja atrás su oscuro pasado
En tan solo una década, lo que era la peor escuela del distrito ahora es considerada una de las mejores.

@Alvaradoisa
Es difícil creer que los silentes pasillos de la preparatoria Santee, en el Sur-Centro de Los Ángeles, eran hace una década escenarios de pleitos entre pandilleros que reclamaban territorio.
“Una escuela con 2,000 estudiantes y no mirar a nadie afuera”, expresa con una sonrisa José Lara, responsable de la disciplina, mientras recorre el segundo piso del plantel en horario de clases.
Pero en 2005 ésta era una preparatoria que comenzaba con el pie izquierdo: había sobrepoblación de alumnos, el rendimiento académico era pobre y la violencia explotaba en cada rincón.

SANTEE HIGH SCHOOL

Foto: Ciro Cesar/La Opinion

“Se peleaban mucho las pandillas, incendiaban los botes de basura y los tiraban desde el segundo piso. Era mi primer año como maestro y pensaba ¿a dónde entré? ¿Qué es esto?”, relata Lara, quien atribuye tantos pleitos a que ahí coincidieron alumnos de distintas escuelas, uniendo así a grupos rivales.
Uno de esos pupilos rebeldes, apodado “Zoner”, tuvo la osadía en 2007 de pintar grafito en el autobús donde viajaban el entonces alcalde Antonio Villaraigosa y el superintendente David Brewer, frente a reporteros que acompañaban una gira oficial que hizo escala en el instituto.
Santee fue la primera preparatoria que el Distrito Escolar de Los Ángeles (LAUSD) construyó desde la década de 1970 y con esta mala experiencia, que trataron de aminorar colocando a tres directores distintos en solo tres años, aprendió que la apertura de grados debe ser gradual.
Hoy el plantel tiene una realidad distinta: se triplicó la cantidad de alumnos en clases avanzadas, hay más estudiantes con necesidades especiales, el rendimiento escolar es el mejor de la zona, más egresados se inscriben en universidades y –según directivos- cambió radicalmente su imagen.

SANTEE HIGH SCHOOL

Foto: Ciro Cesar/La Opinion

Tanto se ha alejado de ese pasado oscuro que alrededor de 800 estudiantes del octavo grado en el Sur-Centro de Los Ángeles, casi la mitad del total, quieren entrar a Santee, aunque su cupo máximo es de 600. Por este alto interés el LAUSD debió tomar control del acceso y sorteará los espacios.
“Estos estudiantes están tocando la puerta, llamándome a mí; padres que piden llorando que dejen entrar a sus hijos. Esto es porque han escuchado del cambio”, dice su director Martín Gómez.
Este avance, señala Gómez, quien tomó las rienda del plantel en 2013, se logró con una mejor planeación que incluye la participación conjunta de los docentes y padres, y abriendo las oportunidades de tomar cursos de nivel avanzado a pupilos con rendimiento más bajo.
“Estamos levantando las expectativas”, aseguró el director, quien indicó que cada vez más alumnos aspiran a estudiar en Harvard y en otras universidades de prestigio.
Lara indicó que las mejoras también se reflejan en el comportamiento del alumnado. Actualmente la tasa de suspensión es del 1%, mínima comparada con una de casi el 20% hace una década.

SANTEE HIGH SCHOOL

Foto: Ciro Cesar/La Opinion

“Me gusta estudiar en esta escuela”, dice Erasmo Camacho, un alumno del noveno grado que soñaba con ser beisbolista pero aquí amplió sus aspiraciones. “También quiero estudiar negocios”.
Otros atractivos de este plantel, con 1750 alumnos en los grados 9 al 12, de los cuales el 93% es latino, son su alberca (la única en una escuela pública de la zona), una banda de música, clases en lenguaje de señas (para alumnos sordomudos), un jardín comunitario, así como cursos de cocina y moda.
En un pasillo de Santee hay una frase del filósofo Confucio que parece englobar la moraleja académica de esta preparatoria: “Estudia el pasado si quieres definir el futuro”.