Monseñor Romero ya es beato

SAN SALVADOR – A través una carta leída en latín por un representante del Vaticano, el papa Francisco inscribió a Monseñor Oscar Arnulfo Romero Galdámez, arzobispo de San Salvador, como beato de la Iglesia Católica.

“La beatificación de Monseñor Romero es una fiesta de goce para El Salvador y el mundo”, dijo durante la misa de beatificación el representante del Papa, Cardenal Angelo Amato.

“Romero era un sacerdote bueno, un obispo sabio, pero sobre todo era un hombre virtuoso, amaba a Jesús, lo adoraba en la Sacristía, amaba a la Virgen María, al Papa y a su pueblo”, dijo Amato.

El procurador de la Causa, Vicenzo Paglia, enfatizó la influencia que tuvo el asesinato del padre Rutilio Grande, amigo de Romero en su martirio.

Monseñor Paglia recordó que, durante el velorio del Padre Grande el 12 marzo de 1977, Monseñor Romero lloró toda la noche y se dio cuenta que los sacerdotes estaban siendo perseguidos por su fe y por el amor a los pobres y él optó por no callarse.

Monseñor Romero fue nombrado arzobispo de San Salvador el 3 de febrero de 1977. El 24 de marzo de 1980, él estaba dando misa en la parroquia del Hospital Divina Providencia cuando una bala le atravesó el corazón.

“El beato Romero es otra estrella iluminada que se extiende en el firmamento americano. Gracias a dios son muchos los santos en este continente”, añadió el Cardenal Amato. “Romero no es símbolo de división sino de paz y fraternidad. Llevemos su mensaje en nuestros corazones y demos gracias al señor por este siervo fiel”.

 

Pastor del pueblo

La misa inició con la entrada de los sacerdotes que llegaron de todas partes del mundo. El Arzobispo Monseñor José Luis Escobar, acompañado por el Postulador de la Causa comenzó la misa explicando que Romero fue el pastor de un pueblo que necesita un guía espiritual.

“Los últimos 3 años de la vida de Romero que pasó como arzobispo de San Salvador son el tesoro más precioso que nos dejo, que lo acercaron a Jesús”, sostuvo Paglia, al develar la gigantografía del Beato.

“La Iglesia vivió una verdadera persecución, él se sentía preparado… lo acusaron de hacer política, pero Romero decía que ´lo que busco de hacer no es política y si por necesidad de un momento estoy dominando la política de mi patria, es porque soy pastor”, dijo Paglia parafraseando al religioso.

El Pontífice declaró que Monseñor Romero fue asesinado por odio a la fe y lo declaró mártir, el 3 de febrero del 2015.

Con la beatificación, se inicia el proceso de canonización para convertirlo en Santo. Sin embargo para los fieles que llegaron a la misa de beatificación, él ya es un santo y demuestran su sentir con camisas y pancartas en las que se lee “San Romero de América”.

Las reliquias del beato realizarán un recorrido por todas las parroquias de El Salvador.

Citas textuales de la Carta del Papa Francisco a los salvadoreños:

“Monseñor Romero supo guiar y defender a su rebaño”.

“La voz del nuevo beato sigue resonando hoy para recordarnos que todos somos familia de Dios”.

“Es necesario renunciar a la violencia”.

“Con corazón de padre se preocupó por las mayorías”.

“Es momento favorable para una verdadera y propia reconciliación nacional ante los desafíos que hoy e afrontan”.

 

ORACION A BEATO OSCAR ROMERO

“Oh Dios Padre Misericordioso,

Que por mediación de Jesucristo

Y la intercesión de la Virgen María,

Reina de la paz;

Y la acción del espíritu Santo,

Concediste al Beato Oscar Romero

La gracia de ser un Pastor ejemplar

al servicio de la Iglesia; y en ella preferencialmente a los pobres

y los necesitados.

Haz, Señor, yo sepa también vivir conforme al Evangelio de tu Hijo

y concédeme, por su intercesión,

el favor que te pido… Así sea.

Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

 

Quienes obtengan algún favor por intercesión del Beato Oscar Romero, que se comuniquen con el Arzobispado de San Salvador. Para más información visite www.romeroes.com